SB 3.22.4

ato hy anyonyam ātmānaṁ
brahma kṣatraṁ ca rakṣataḥ
rakṣati smāvyayo devaḥ
sa yaḥ sad-asad-ātmakaḥ
Palabra por palabra: 
ataḥ — desde entonces; hi — ciertamente; anyonyam — los unos a los otros; ātmānam — el yo; brahma — los brāhmaṇas; kṣatram — los kṣatriyas; ca — y; rakṣataḥ — proteger; rakṣati sma — protege; avyayaḥ — inmutable; devaḥ — el Señor; saḥ — Él; yaḥ — quien; sat-asat-ātmakaḥ — la forma de la causa y el efecto.
Traducción: 
He ahí por qué los brāhmaṇas y los kṣatriyas se protegen unos a otros, así como a ellos mismos; y el Señor en persona, que es a la vez la causa y el efecto, sin dejar de ser inmutable, es quien protege al brāhmaṇa por medio del kṣatriya y al kṣatriya por medio del brāhmaṇa.
Significado: 

La estructura social de varṇa y āśrama es, en conjunto, un sistema cooperativo que busca elevar a todos al más alto nivel de iluminación espiritual. A los brāhmaṇas deben protegerlos los kṣatriyas, y también a los kṣatriyas deben iluminarlos los brāhmaṇas. Las demás clases sociales subordinadas, es decir, los vaiśyas o comerciantes y los śūdras, la clase obrera, prosperan de modo natural cuando brāhmaṇas y kṣatriyas cooperan en armonía. El intrincado sistema de la sociedad védica se basaba, por lo tanto, en la importancia de los brāhmaṇas y los kṣatriyas. El verdadero protector es el Señor, pero Él no está ligado a los asuntos relativos a la protección. Él crea brāhmaṇas para proteger a los kṣatriyas, y kṣatriyas para proteger a los brāhmaṇas, pero Se mantiene aparte de todas las actividades; por eso se Le llama nirvikāra, «sin actividad». No tiene nada que hacer. Es tan grande que no ejecuta ninguna acción personalmente, sino que son Sus energías las que actúan. Los brāhmaṇas y kṣatriyas, y todo lo que vemos, son diversas energías que actúan unas sobre otras.

Aunque las almas individuales son todas diferentes, el Superyo, la Superalma, es la Suprema Personalidad de Dios. Cada uno puede diferir individualmente de los demás en determinadas cualidades, y puede ocuparse en distintas actividades, ya bien de brāhmaṇa, kṣatriya, vaiśya, etc., pero la Suprema Personalidad de Dios, como Superalma o Paramātmā, siendo el mismo en todas las almas individuales, se complace y las protege totalmente cuando éstas cooperan perfectamente entre sí. Como se dijo antes, los brāhmaṇas proceden de la boca del Señor, y los kṣatriyas, de Su pecho o de Sus brazos. Si las diversas castas o secciones de la sociedad cooperan plenamente entre sí, aunque aparentemente se ocupen en actividades distintas, el Señor Se complace. Ésta es la idea de la institución de cuatro varṇas y cuatro āśramas. Si los componentes de los diversos āśramas y varṇas son conscientes de Kṛṣṇa y cooperan completamente entre sí, la sociedad está entonces, sin duda alguna, bien protegida por el Señor.

En la Bhagavad-gītā se afirma que el Señor es el propietario de todos los diversos cuerpos. El alma individual es la propietaria de su cuerpo individual, pero el Señor afirma claramente: «Mi querido Bhārata, debes saber que Yo soy también kṣetra-jña». Kṣetra-jña significa «el conocedor o propietario del cuerpo». El alma individual es la propietaria del cuerpo individual, pero la Superalma, la Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, es el propietario de todos los cuerpos en todas partes. No sólo es propietario de los cuerpos de los seres humanos, sino también de las aves, los animales y las demás entidades, no sólo de este planeta, sino también de los demás planetas. Él es el propietario supremo; por lo tanto, Él no Se divide al proteger a las diferentes almas individuales. Sigue siendo uno y el mismo. Que el Sol a mediodía parezca estar encima de la cabeza de muchas personas no quiere decir que se haya dividido. Un hombre cree que el Sol está exclusivamente encima de su cabeza, y a cinco mil kilómetros de allí otro hombre cree exactamente lo mismo. De manera similar, la Superalma, la Suprema Personalidad de Dios, es uno, pero Se manifiesta para supervisar individualmente a cada alma individual. Esto no significa que el alma individual y la Superalma sean una. Son uno cualitativamente, en cuanto alma espiritual, pero el alma individual y la Superalma son distintas.