SB 3.23.56

neha yat karma dharmāya
na virāgāya kalpate
na tīrtha-pada-sevāyai
jīvann api mṛto hi saḥ
Palabra por palabra: 
na — no; iha — aquí; yat — que; karma — trabaja; dharmāya — para la perfección de la vida religiosa; na — no; virāgāya — para el desapego; kalpate — lleva; na — no; tīrtha-pada — de los pies de loto del Señor; sevāyai — al servicio devocional; jīvan — viviendo; api — aunque; mṛtaḥ — muerto; hi — en verdad; saḥ — él.
Traducción: 
Cualquier persona cuyo trabajo no tenga como finalidad elevarla a la vida religiosa, cualquier persona cuya ejecución de rituales religiosos no la eleve a la renunciación, y cualquier persona cuya renunciación no la lleve al servicio devocional a la Suprema Personalidad de Dios, debe considerarse que está muerto, aunque respire.
Significado: 

La afirmación de Devahūti es que su vida fue simplemente una pérdida de tiempo, pues estaba apegada a vivir con su esposo por la complacencia de los sentidos, que no conduce a liberarse del enredo material. Cualquier trabajo que no lleve al estado de vida religiosa es una actividad inútil. Por naturaleza, todo el mundo siente inclinación por algún tipo de trabajo; cuando ese trabajo lleva a la vida religiosa, y ésta conduce a la renunciación, y ésta, a su vez, al servicio devocional, se alcanza la perfección del trabajo. Como se afirma en la Bhagavad-gītā, cualquier trabajo que, en última instancia, no lleve al nivel del servicio devocional, es causa de cautiverio en el mundo material. Yajñārthāt karmaṇo 'nyatra loko 'yaṁ karma-bandhanaḥ. Quien no se eleve gradualmente a la posición de servicio devocional, comenzando a partir de su actividad natural, debe ser considerado un cuerpo muerto. El trabajo que no conduce a entender a Kṛṣṇa se considera inútil.