SB 3.24.29

sa eva bhagavān adya
helanaṁ na gaṇayya naḥ
gṛheṣu jāto grāmyāṇāṁ
yaḥ svānāṁ pakṣa-poṣaṇaḥ
Palabra por palabra: 
saḥ eva — esa mismísima; bhagavān — Suprema Personalidad de Dios; adya — hoy; helanam — negligencia; na — no; gaṇayya — considerando alto y bajo; naḥ — nuestras; gṛheṣu — en las casas; jātaḥ — advino; grāmyāṇām — de jefes de familia corrientes; yaḥ — aquel que; svānām — de Sus propios devotos; pakṣa-poṣaṇaḥ — que apoya al grupo.
Traducción: 
Sin tener en cuenta la negligencia de jefes de familia corrientes como nosotros, esa mismísima Suprema Personalidad de Dios adviene en nuestros hogares, tan sólo para apoyar a Sus devotos.
Significado: 

Los devotos son tan afectuosos con la Personalidad de Dios que Él, aunque no aparece ante aquellos que practican yoga en lugares solitarios incluso durante muchísimos años, sí consiente en aparecer en el hogar de una familia de devotos que se ocupan en servicio devocional sin prácticas de yoga material. En otras palabras, el servicio devocional al Señor es tan fácil que incluso un cabeza de familia puede ver a la Suprema Personalidad de Dios como miembro de su familia, como hijo suyo, tal como le ocurrió a Kardama Muni. Él, aunque era un yogī, era un jefe de familia, y tuvo como hijo a Kapila Muni, la encarnación de la Suprema Personalidad de Dios.

El servicio devocional es un método trascendental tan poderoso que supera todos los demás métodos de iluminación trascendental. El Señor dice, por lo tanto, que Él no vive ni en Vaikuṇṭha ni en el corazón del yogī, sino que vive allí donde Sus devotos puros están siempre glorificándole. La Suprema Personalidad de Dios recibe el nombre de bhakta-vatsala. Nunca se Le describe como jñāni-vatsala ni yogi-vatsala. Siempre como bhakta-vatsala, porque está más inclinado hacia Sus devotos que hacia otros trascendentalistas. En la Bhagavad-gītā se confirma que sólo el devoto puede entenderle tal y como es. Bhaktyā mām abhijānāti: «Sólo se Me puede entender mediante el servicio devocional. No de otra manera». Este entendimiento es el único entendimiento real: los jñānīs, los especuladores mentales, sólo pueden comprender la refulgencia, el brillo corporal, de la Suprema Personalidad de Dios, y los yogīs sólo pueden comprender la representación parcial de la Suprema Personalidad de Dios, pero el bhakta no sólo Le comprende a Él tal y como es, sino que además se relaciona con la Suprema Personalidad de Dios directamente.