SB 3.28.19

sthitaṁ vrajantam āsīnaṁ
śayānaṁ vā guhāśayam
prekṣaṇīyehitaṁ dhyāyec
chuddha-bhāvena cetasā
Palabra por palabra: 
sthitam — de pie; vrajantam — moviéndose; āsīnam — sentado; śayānam — acostado; — o; guhā-āśayam — el Señor que mora en el corazón; prekṣaṇīya — hermosos; īhitam — pasatiempos; dhyāyet — debe visualizar; śuddha-bhāvena — pura; cetasā — con la mente.
Traducción: 
Siempre inmerso en ese servicio devocional, el yogī visualiza en su interior al Señor moviéndose, acostado, de pie, o sentado, pues los pasatiempos del Señor Supremo son siempre hermosos y atractivos.
Significado: 

El proceso de meditar en la forma de la Suprema Personalidad de Dios que está en nuestro interior y el proceso de cantar las glorias y pasatiempos del Señor, son el mismo. La única diferencia es que escuchar y fijar la mente en los pasatiempos del Señor es más fácil que visualizar la forma del Señor en el corazón, porque la mente, especialmente en esta era, se perturba tan pronto como empieza a pensar en el Señor, y esa agitación excesiva interrumpe el proceso de ver al Señor en la mente. Sin embargo, ante una vibración sonora que alaba los pasatiempos trascendentales del Señor, nos vemos obligados a escuchar. Ese sonido entra en la mente, y la práctica del yoga se ejecuta automáticamente. Por ejemplo, incluso un niño puede escuchar y obtener el beneficio que se deriva de meditar en los pasatiempos del Señor, tan sólo con prestar oídos a una lectura del Bhāgavatam que describa al Señor tal como es, yendo a los pastizales con Sus vacas y Sus amigos. Escuchar incluye aplicar la mente. En esta era de Kali- yuga, el Señor Caitanya ha recomendado que nos ocupemos siempre en cantar y escuchar la Bhagavad-gītā. El Señor dice también que los mahātmās, las grandes almas, siempre están cantando las glorias del Señor, y sólo por oírlos, otras personas obtienen el mismo beneficio. En yoga es necesario meditar en los pasatiempos trascendentales del Señor, Sus movimientos, cuando está de pie, cuando Se acuesta, etc.