SB 3.28.28

kaumodakīṁ bhagavato dayitāṁ smareta
digdhām arāti-bhaṭa-śoṇita-kardamena
mālāṁ madhuvrata-varūtha-giropaghuṣṭāṁ
caityasya tattvam amalaṁ maṇim asya kaṇṭhe
Palabra por palabra: 
kaumodakīm — la maza llamada Kaumodakī; bhagavataḥ — para la Personalidad de Dios; dayitām — muy querida; smareta — debe recordar; digdhām — untada; arāti — de los enemigos; bhaṭa — soldados; śoṇita-kardamena — con las manchas de sangre; mālām — el collar de flores; madhuvrata — de abejorros; varūtha — de un enjambre; girā — con el sonido; upaghuṣṭām — rodeado; caityasya — de la entidad viviente; tattvam — principio, verdad; amalam — pura; maṇim — el collar de perlas; asya — del Señor; kaṇṭhe — en el cuello.
Traducción: 
El yogī debe meditar en Kaumodakī, la muy querida maza del Señor. Esta maza aplasta a los demonios, soldados siempre enemistosos, y está untada con su sangre. Debe concentrarse también en el hermoso collar de flores que el Señor lleva al cuello, siempre rodeado de abejorros que zumban con un agradable sonido, y debe meditar en la gargantilla de perlas de Su cuello, que se considera la representación de las entidades vivientes puras que están siempre ocupadas en Su servicio.
Significado: 

Los yogīs deben contemplar las distintas partes del cuerpo trascendental del Señor. Aquí se afirma que hay que entender la posición constitucional de las entidades vivientes, de las cuales se mencionan dos tipos. Unas son las denominadas arāti, que son contrarias a entender los pasatiempos de la Suprema Personalidad de Dios. Para ellas, el Señor aparece empuñando en Su mano la terrible maza, que siempre está manchada con la sangre de los demonios que mata. Los demonios también son hijos de la Suprema Personalidad de Dios. Como se explica en la Bhagavad-gītā, todas las especies de entidades vivientes son hijas de la Suprema Personalidad de Dios. Sin embargo, hay dos clases de entidades vivientes, que actúan de dos maneras diferentes. El Señor Supremo protege en Su cuello a las entidades vivientes que son puras, tal como nosotros protegemos las joyas y las perlas llevándolas sobre el pecho y en el cuello. Las perlas en Su cuello simbolizan a las entidades vivientes de conciencia de Kṛṣṇa pura. Los que son demonios y enemigos de los pasatiempos de la Suprema Personalidad de Dios sufren el castigo de Su maza, que siempre está untada con la sangre de esas entidades vivientes caídas. Al Señor Le es muy querida Su maza, porque es el instrumento que usa para aplastar los cuerpos de los demonios y mezclar su sangre. Igual que con agua y tierra se amasa barro, la maza del Señor, aplastando los cuerpos terrenales de los enemigos del Señor, los ateos, se embarra con la sangre de esos demonios.