SB 3.3.10

kāla-māgadha-śālvādīn
anīkai rundhataḥ puram
ajīghanat svayaṁ divyaṁ
sva-puṁsāṁ teja ādiśat
Palabra por palabra: 
kāla — Kālayavana; māgadha — el rey de Magadha (Jarāsandha); śālva — el rey Śālva; ādīn — y otros; anīkaiḥ — por los soldados; rundhataḥ — estando rodeada; puram — la ciudad de Mathurā; ajīghanat — mató; svayam — personalmente; divyam — trascendental; sva- puṁsām — de Sus propios hombres; tejaḥ — habilidad y valentía; ādiśat — exhibió.
Traducción: 
Kālayavana, el rey de Magadha y Śālva atacaron la ciudad de Mathurā, pero cuando la ciudad estaba rodeada por sus soldados, el Señor Se abstuvo de matarlos personalmente, sólo para mostrar el poder de Sus propios hombres.
Significado: 

Después de la muerte de Kaṁsa, cuando los soldados de Kālayavana, Jarāsandha y Śālva rodearon Mathurā, el Señor aparentemente huyó de la ciudad, y por ello recibe el nombre de Ranchor, es decir, aquel que huyó de la batalla. En realidad, lo cierto era que el Señor quería matarlos a todos ellos por medio de Sus propios hombres, devotos como Mucukunda y Bhīma. Kālayavana y el rey de Magadha fueron muertos por Mucukunda y Bhīma respectivamente, los cuales actuaron como agentes del Señor. Mediante actos de esa índole, el Señor quería exhibir la habilidad y valentía de Sus devotos, como si Él no pudiera luchar personalmente pero Sus devotos sí pudieran matarlos. La relación del Señor con Sus devotos es una relación muy feliz. De hecho, el Señor descendió a pedido de Brahmā para matar a todos los indeseables del mundo, pero, para compartir la gloria, algunas veces ocupó a Sus devotos para que recibieran el mérito. La batalla de Kurukṣetra fue planeada por el propio Señor, pero, sólo para dar el mérito a Su devoto Arjuna (nimitta-mātraṁ bhava savyasācin), Él hizo el papel de auriga, mientras que Arjuna recibía la oportunidad de hacer el papel de guerrero y así convertirse en el héroe de la batalla de Kurukṣetra. Lo que Él quiere hacer por Sí mismo, mediante Sus planes trascendentales, lo ejecuta a través de Sus devotos íntimos. Así es la misericordia del Señor para con Sus devotos puros e inmaculados.