SB 3.3.15

mitho yadaiṣāṁ bhavitā vivādo
madhv-āmadātāmra-vilocanānā
naiṣāṁ vadhopāya iyān ato 'nyo
mayy udyate 'ntardadhate svayaṁ sma
Palabra por palabra: 
mithaḥ — entre sí; yadā — cuando; eṣām — de ellos; bhavitā — ocurrirá; vivādaḥ — riña; madhu-āmada — embriaguez causada por la bebida; ātāmra-vilocanānām — de sus ojos color rojo cobre; na — no; eṣām — de ellos; vadha-upāyaḥ — medios de desaparición; iyān — de esta manera; ataḥ — además de esto; anyaḥ — alternativa; mayi — a Mi; udyate — partida; antaḥ-dadhate — desaparecerán; svayam — ellos mismos; sma — ciertamente.
Traducción: 
Cuando riñan entre sí, influenciados por la embriaguez, con sus ojos rojos como el cobre a consecuencia de la bebida [madhu], sólo entonces desaparecerán; de no ser así, no será posible. A Mi partida, ocurrirá ese incidente.
Significado: 

El Señor y Sus acompañantes aparecen y desaparecen por la voluntad del Señor. Ellos no están sujetos a las leyes de la naturaleza material. Nadie podía matar a la familia del Señor, ni había posibilidad alguna de que murieran en forma natural por las leyes de la naturaleza. Por consiguiente, la única manera en que podía ocurrir su desaparición era que fingieran luchar entre sí, como si riñeran embriagados por la bebida. La supuesta lucha también tendría lugar por la voluntad del Señor, sin lo cual no habría causa para que pelearan. Así como se hizo que Arjuna estuviera influenciado por la ilusión debido al afecto familiar y a raíz de esto se habló la Bhagavad-gītā, del mismo modo, por la voluntad del Señor, y por nada más, se hizo que la dinastía Yadu se embriagara. Los devotos y acompañantes del Señor son almas completamente entregadas. Así pues, son instrumentos trascendentales en manos del Señor, y pueden ser utilizados de cualquier manera que el Señor desee. Los devotos puros también disfrutan de esos pasatiempos del Señor, ya que quieren verlo feliz. Los devotos del Señor nunca mantienen una individualidad independiente; por el contrario, utilizan su individualidad en busca de la satisfacción de los deseos del Señor, y esta cooperación de los devotos con el Señor hace que los pasatiempos del Señor se vuelvan una escena perfecta.