SB 3.3.17

uttarāyāṁ dhṛtaḥ pūror
vaṁśaḥ sādhv-abhimanyunā
sa vai drauṇy-astra-sampluṣṭaḥ
punar bhagavatā dhṛtaḥ
Palabra por palabra: 
uttarāyām — a Uttarā; dhṛtaḥ — concebido; pūroḥ — de Pūru; vaṁśaḥ — descendiente; sādhu-abhimanyunā — por el héroe Abhimanyu; saḥ — él; vai — ciertamente; drauṇi-astra — por el arma de Drauṇi, el hijo de Droṇa; sampluṣṭaḥ — siendo quemado; punaḥ — de nuevo, por segunda vez; bhagavatā — por la Personalidad de Dios; dhṛtaḥ — fue protegido.
Traducción: 
El embrión del descendiente de Pūru engendrado por el gran héroe Abhimanyu en las entrañas de Uttarā, su esposa, fue quemado por el arma del hijo de Droṇa, pero luego fue de nuevo protegido por el Señor.
Significado: 

El cuerpo embrionario de Parīkṣit, que se encontraba en proceso de formación después de que Abhimanyu, el gran héroe, dejara en estado a Uttarā, fue quemado por el brahmāstra de Aśvatthāmā, pero el Señor aportó un segundo cuerpo dentro del vientre, y de esa manera el descendiente de Pūru se salvó. Este incidente es la prueba directa de que el cuerpo y la entidad viviente, la chispa espiritual, son diferentes. Cuando la entidad viviente se refugia en el vientre de una mujer mediante la inyección del semen de un hombre, ocurre una emulsificación de las descargas del hombre y la mujer, y así se forma un cuerpo del tamaño de un guisante, que se desarrolla gradualmente hasta volverse un cuerpo completo. Pero si el embrión en desarrollo es destruido de una u otra forma, la entidad viviente tiene que refugiarse en otro cuerpo o en el vientre de otra mujer. La entidad viviente en particular que se seleccionó para ser el descendiente de Mahārāja Pūru, o de los Pāṇḍavas, no era una entidad viviente ordinaria, y por la voluntad superior del Señor estaba destinada a ser el sucesor de Mahārāja Yudhiṣṭhira. Por lo tanto, cuando Aśvatthāmā destruyó el embrión de Mahārāja Parīkṣit, el Señor, mediante Su propia potencia interna, entró en el vientre de Uttarā por medio de Su porción plenaria, sólo para darle audiencia al futuro Mahārāja Parīkṣit, que se encontraba en un gran peligro. Al aparecer dentro del vientre, el Señor animó al niño, y, por Su omnipotencia, le dio plena protección en un cuerpo nuevo. Por Su poder de omnipresencia, Él estaba presente tanto dentro como fuera de Uttarā y demás miembros de la familia Pāṇḍava.