SB 3.30.14

tatrāpy ajāta-nirvedo
bhriyamāṇaḥ svayam bhṛtaiḥ
jarayopātta-vairūpyo
maraṇābhimukho gṛhe
Palabra por palabra: 
tatra — ahí; api — aunque; ajāta — que no surge; nirvedaḥ — aversión; bhriyamāṇaḥ — ser mantenido; svayam — por él mismo; bhṛtaiḥ — por aquellos que fueron mantenidos; jarayā — por la vejez; upātta — obtenida; vairūpyaḥ — deformación; maraṇa — muerte; abhimukhaḥ — aproximándose; gṛhe — en el hogar.
Traducción: 
Aquellos a quienes él mantuvo un día, son los que ahora le mantienen a él. A pesar de ello, el necio hombre de familia no siente aversión por la vida familiar. Deformado por la influencia de la vejez, se prepara para encontrarse definitivamente con la muerte.
Significado: 

La atracción por la familia es tan fuerte que, a pesar de que en la vejez sus familiares lo tratan con desdén, el anciano no puede abandonar su afecto por ellos y se queda en el hogar, como un perro. El modo de vida védico recomienda abandonar la familia mientras aún se tienen fuerzas suficientes. La vida familiar se debe abandonar antes de estar demasiado débil, de fracasar en las actividades materiales y de enfermar. Durante los restantes días de su vida, uno debe ocuparse por completo en el servicio del Señor. Por consiguiente, las Escrituras védicas nos ordenan que, una vez cumplidos los cincuenta años, abandonemos la vida familiar y vivamos solos en el bosque. Después de prepararnos perfectamente, debemos entrar en la orden de sannyāsa para entregar el conoci miento de la vida espiritual por todos los hogares.