SB 3.30.2

yaṁ yam artham upādatte
duḥkhena sukha-hetave
taṁ taṁ dhunoti bhagavān
pumāñ chocati yat-kṛte
Palabra por palabra: 
yam yam — cualquier; artham — objeto; upādatte — adquiere; duḥkhena — con dificultad; sukha-hetave — para obtener felicidad; tam tam — eso; dhunoti — destruye; bhagavān — la Suprema Personalidad de Dios; pumān — la persona; śocati — se lamenta; yat-kṛte — razón por la cual.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios, como factor tiempo, destruye todo lo que, a fuerza de trabajo y sufrimientos, produce el materialista, para obtener una supuesta felicidad. Por esa razón, el alma condicionada se lamenta.
Significado: 

La principal función del factor tiempo, que es un representante de la Suprema Personalidad de Dios, consiste en destruirlo todo. Los materialistas, con conciencia material, se dedican a producir muchas cosas en nombre del crecimiento económico. Creen que serán felices si progresan en la satisfacción de las necesidades materiales del hombre, pero olvidan que todo lo que han producido se destruirá con el paso del tiempo. La historia nos enseña que hubo muchos imperios poderosos en la superficie del globo, imperios construidos a base de grandes esfuerzos y perseverancia, pero con el paso del tiempo, todos han sido destruidos. A pesar de ello, los necios materialistas no pueden entender que su producción de bienes materiales, que están destinados a ser destruidos con el paso del tiempo, es una simple pérdida de tiempo. Ese derroche de energía se debe a la ignorancia de las masas, de la gente que no sabe que es eterna y que, además, tiene una ocupación eterna; no saben que la duración de su vida en un determinado tipo de cuerpo no es más que un destello en el itinerario de la eternidad. Ignorando este hecho, consideran ese destello como si lo fuese todo, y pierden el tiempo en mejorar sus condiciones económicas.