SB 3.31.27

tudanty āma-tvacaṁ daṁśa
maśakā matkuṇādayaḥ
rudantaṁ vigata-jñānaṁ
kṛmayaḥ kṛmikaṁ yathā
Palabra por palabra: 
tudanti — muerden; āma-tvacam — al bebé, cuya piel es suave; damśāḥ — tábanos; maśakāḥ — mosquitos; matkuṇa — chinches; ādayaḥ — y otras criaturas; rudantam — llorar; vigata — privado de; jñānam — sabiduría; kṛmayaḥ — gusanos; kṛmikam — un gusano; yathā — tal como.
Traducción: 
El indefenso bebé sufre en su delicada piel las picaduras de los mosquitos, los tábanos, los chinches y otros parásitos; es como un gusano grande mordido por gusanos más pequeños. El niño, privado de su sabiduría, llora amargamente.
Significado: 

La palabra vigata-jñānam significa que el conocimiento espiritual que el niño adquirió en el abdomen se ha perdido ya en el hechizo de māyā. Como está fuera del abdomen, sometido a perturbaciones de diversos tipos, el niño no puede recordar lo que pensaba hacer para salvarse. Se da por sentado que incluso una persona que haya adquirido un cierto conocimiento espiritual edificante, está expuesta a olvidarlo bajo la fuerza de las circunstancias. No sólo los niños, sino también las personas mayores deben proteger con gran cuidado su visión consciente de Kṛṣṇa, evitando las circunstancias desfavorables, de manera que no puedan olvidar su deber principal.