SB 3.4.31

noddhavo 'ṇv api man-nyūno
yad guṇair nārditaḥ prabhuḥ
ato mad-vayunaṁ lokaṁ
grāhayann iha tiṣṭhatu
Palabra por palabra: 
na — no; uddhavaḥ — Uddhava; aṇu — ligeramente; api — también; mat — a Mí; nyūnaḥ — inferior; yat — debido a que; guṇaiḥ — por las modalidades de la naturaleza material; na — ni; arditaḥ — afectado; prabhuḥ — amo; ataḥ — por lo tanto; mat-vayunam — conocimiento acerca de Mí (la Personalidad de Dios); lokam — el mundo; grāhayan — sólo para diseminar; iha — en este mundo; tiṣṭhatu — puede permanecer.
Traducción: 
Uddhava no es inferior a Mí de ninguna manera, debido a que nunca lo afectan las modalidades de la naturaleza material. Por lo tanto, él puede permanecer en este mundo para diseminar conocimiento específico acerca de la Personalidad de Dios.
Significado: 

La cualidad específica que se ha de tener para ser el representante del Señor consiste en no verse afectado por las modalidades materiales de la naturaleza. La cualidad más elevada de una persona del mundo material consiste en ser brāhmaṇa. Pero como al brāhmaṇa lo influencia la modalidad de la bondad, ser un brāhmaṇa no es suficiente para ser representante del Señor. También hay que trascender la modalidad de la bondad, y situarse en el estado de bondad pura, sin ser afectado por ninguna de las cualidades de la naturaleza material. Esa etapa de aptitud trascendental se denomina śuddha-sattva, o vasudeva, y en esa etapa puede llegarse a entender la ciencia de Dios. Así como al Señor no Lo afectan las modalidades de la naturaleza material, tampoco a un devoto puro del Señor lo afectan las modalidades de la naturaleza. Ése es el requisito primario que debe cumplirse para ser uno con el Señor. La persona que es capaz de desarrollar esa aptitud trascendental recibe el nombre de jīvan-mukta, liberada, a pesar de que aparentemente se encuentre en condiciones materiales. Esa liberación la logra aquel que se ocupa constantemente en el amoroso servicio trascendental del Señor. En el Bhakti-rasāmṛta-sindhu (1.2.187) se declara:

īhā yasya harer dāsye
karmaṇā manasā girā
nikhilāsv apy avasthāsu
jīvan-muktaḥ sa ucyate

«Todo aquel que, mediante sus acciones, mente y palabras, vive únicamente para el amoroso servicio trascendental del Señor, es con certeza un alma liberada, aunque parezca encontrarse en una condición de existencia material». Uddhava se encontraba en semejante posición trascendental, y por eso fue seleccionado para ser el verdadero representante del Señor durante Su ausencia física de la visión del mundo. Ni la fuerza material, ni la inteligencia, y ni siquiera la renunciación, afectan nunca a un devoto del Señor de esa índole. Esa clase de devoto del Señor puede resistir todos los violentos ataques de la naturaleza material, y, en consecuencia, se le conoce con el nombre de gosvāmī. ánicamente esa clase de gosvāmīs pueden penetrar los misterios de las relaciones amorosas trascendentales del Señor.