SB 3.8.7

proktaṁ kilaitad bhagavattamena
nivṛtti-dharmābhiratāya tena
sanat-kumārāya sa cāha pṛṣṭaḥ
sāṅkhyāyanāyāṅga dhṛta-vratāya
Palabra por palabra: 
proktam — se dijo; kila — ciertamente; etat — esto; bhagavat-tamena — por Śrī Saṅkarṣaṇa; nivṛtti — renunciación; dharma-abhiratāya — a aquel que ha hecho este voto religioso; tena — por Él; sanat-kumārāya — a Sanat-kumāra; saḥ — él; ca — también; āha — dijo; pṛṣṭaḥ — cuando se le preguntó; sāṅkhyāyanāya — al gran sabio Sāṅkhyāyana; aṅga — mi querido Vidura; dhṛta-vratāya — a aquel que ha hecho semejante voto.
Traducción: 
Śrī Saṅkarṣaṇa habló entonces el significado del Śrīmad-Bhāgavatam al gran sabio Sanat-kumāra, que ya había hecho el voto de la renunciación. Cuando Sāṅkhyāyana Muni hizo preguntas a Sanat-kumāra, éste también, a su vez, le explicó el Śrīmad-Bhāgavatam tal como lo había oído de Saṅkarṣaṇa.
Significado: 

Así es el sistema paramparā. Aunque Sanat-kumāra, el muy conocido y eminente santo Kumāra, se encontraba en la etapa perfecta de la vida, aun así oyó el mensaje del Śrīmad-Bhāgavatam de labios de Śrī Saṅkarṣaṇa. De igual manera, cuando Sāṅkhyāyana Ṛṣi le hizo preguntas, él le habló el mismo mensaje que había oído de Śrī Saṅkarṣaṇa. En otras palabras, a menos que uno oiga a la autoridad apropiada, no puede volverse predicador. Por consiguiente, en el servicio devocional, dos aspectos de los nueve, es decir, oír y cantar, son sumamente importantes. Si uno no oye con atención, no puede predicar el mensaje del conocimiento védico.