SB 3.9.19

tiryaṇ-manuṣya-vibhudhādiṣu jīva-yoniṣv
ātmecchayātma-kṛta-setu-parīpsayā yaḥ
reme nirasta-viṣayo 'py avaruddha-dehas
tasmai namo bhagavate puruṣottamāya
Palabra por palabra: 
tiryak — animales inferiores a los seres humanos; manuṣya — seres humanos, etc; vibudha-ādiṣu — entre los semidioses; jīva-yoniṣu — en diferentes especies de vida; ātma — el ser; icchayā — por la voluntad; ātma-kṛta — creado por sí mismo; setu — obligaciones; parīpsayā — deseando preservar; yaḥ — quien; reme — ejecutando pasatiempos trascendentales; nirasta — no siendo afectado; viṣayaḥ — contaminación material; api — ciertamente; avaruddha — manifestado; dehaḥ — cuerpo trascendental; tasmai — a Él; namaḥ — mis reverencias; bhagavate — a la Personalidad de Dios; puruṣottamāya — el Señor primigenio.
Traducción: 
¡Oh, mi Señor! Por Tu propia voluntad, y para ejecutar Tus pasatiempos trascendentales, apareces en las diversas especies de entidades vivientes, entre los animales inferiores a los seres humanos, así como también entre los semidioses. Tú no eres afectado por la contaminación material. Vienes únicamente para cumplir con las obligaciones de Tus propios principios de religión, y, por consiguiente, ¡oh, Personalidad Suprema!, Te ofrezco mis reverencias por manifestar esas diferentes formas.
Significado: 

Todas las encarnaciones del Señor en diferentes especies de vida son trascendentales. Aparece como un ser humano en Sus encarnaciones de Kṛṣṇa, Rāma, etc., pero no es un ser humano. Todo aquel que Le tome por un ser humano común, con toda certeza no es muy inteligente, como se confirma en la Bhagavad-gītā (9.11): avajānanti māṁ mūḍhā mānuṣīṁ tanum āśritam. El mismo principio puede aplicarse cuando aparece como la encarnación cerdo o la encarnación pez. Éstas son formas trascendentales del Señor, y Se manifiestan debido a ciertas necesidades de Sus propios placeres y pasatiempos. El Señor adopta dichas manifestaciones de Sus formas trascendentales, principalmente, para animar a Sus devotos. Todas Sus encarnaciones Se manifiestan siempre que hay una necesidad de liberar a Sus devotos y mantener Sus propios principios.