SB 4.12.45

dhanyaṁ yaśasyam āyuṣyaṁ
puṇyaṁ svasty-ayanaṁ mahat
svargyaṁ dhrauvyaṁ saumanasyaṁ
praśasyam agha-marṣaṇam
Palabra por palabra: 
dhanyam — otorgar riquezas; yaśasyam — otorgar prestigio; āyuṣyam — hacer aumentar la duración de la vida; puṇyam — sagrada; svasti-ayanam — crear buenos auspicios; mahat — grande; svargyam — otorgar el logro de los planetas celestiales; dhrauvyam — de Dhruvaloka; saumanasyam — agradable para la mente; praśasyam — gloriosa; agha-marṣaṇam — contrarrestar toda clase de actividades pecaminosas.
Traducción: 
Quien escuche la narración de la vida de Dhruva Mahārāja puede ver satisfechos sus deseos de riqueza, fama y larga vida. Es tan auspiciosa que el simple hecho de escucharla puede elevarnos hasta el planeta celestial, e incluso hasta Dhruvaloka, el planeta al que llegó Dhruva Mahārāja. Los semidioses también se complacen, pues esta narración es tan gloriosa, y tiene tanto poder, que contrarresta los resultados de todos los pecados cometidos.
Significado: 

En el mundo hay hombres de distintos tipos, y no todos son devotos puros. Algunos son karmīs, y desean adquirir grandes fortunas. También hay personas que sólo aspiran a la fama. Otros desean elevarse a los planetas celestiales o ir a Dhruvaloka, y los hay que quieren complacer a los semidioses para obtener beneficios materiales. En este verso, Maitreya recomienda a todos que escuchen la narración que trata de Dhruva Mahārāja, y de ese modo logren ver cumplidos sus objetivos. Tanto a los devotos (ākama), como a los karmīs (sarva- kāma) y a los jñānīs, que desean liberarse (mokṣa-kāma), se les aconseja adorar a la Suprema Personalidad de Dios para obtener los objetivos que se han propuesto en sus vidas. De la misma manera, todo el que escuche acerca de las actividades del devoto del Señor puede obtener el mismo resultado. No hay diferencia entre las actividades y el carácter de la Suprema Personalidad de Dios y los de Sus devotos puros.