SB 4.17.18

uvāca ca mahā-bhāgaṁ
dharma-jñāpanna-vatsala
trāhi mām api bhūtānāṁ
pālane 'vasthito bhavān
Palabra por palabra: 
uvāca — ella dijo; ca — y; mahā-bhāgam — al eminente y afortunado rey; dharma- jña — ¡oh, conocedor de los principios de la religión!; āpanna-vatsala — ¡oh, refugio de los que se rinden!; trāhi — salva; mām — a mí; api — en verdad; bhūtānām — de las entidades vivientes; pālane — en la protección; avasthitaḥ — situado; bhavān — Tu Majestad.
Traducción: 
Dirigiéndose al opulento rey, el gran Mahārāja Pṛthu, la Tierra dijo: ¡Oh, conocedor de los principios religiosos y refugio de los que se rinden!, por favor, sálvame. Eres el protector de todas las entidades vivientes, y ahora ocupas la posición de rey de este planeta.
Significado: 

La Tierra en forma de vaca se dirigió al rey Pṛthu llamándole dharma-jña, que se refiere a aquel que conoce los principios de la religión. Esos principios ordenan que la mujer, la vaca, el niño, el brāhmaṇa y el anciano deben recibir plena protección, no sólo por parte del rey sino por parte de todos. Ésa fue la razón que llevó a la madre Tierra a adoptar la forma de una vaca. Por otra parte, era una mujer. De este modo, apeló al rey considerándole conocedor de los principios de la religión. Los principios religiosos también ordenan que no se debe matar a la persona que se rinde. Ella recordó al rey Pṛthu que, siendo una encarnación de Dios y ocupando la posición de rey de la Tierra, tenía el deber de perdonarla.