SB 4.17.32

nūnaṁ bateśasya samīhitaṁ janais
tan-māyayā durjayayākṛtātmabhiḥ
na laksyate yas tv akarod akārayad
yo'neka ekaḥ parataś ca īśvaraḥ
Palabra por palabra: 
nūnam — sin duda; bata — ciertamente; īśasya — de la Suprema Personalidad de Dios; samīhitam — actividades, plan; janaiḥ — por la gente; tat-māyayā — por medio de Su potencia; durjayayā — que es inconquistable; akṛta-ātmabhiḥ — que no tienen suficiente experiencia; na — nunca; lakṣyate — son vistos; yaḥ — el que; tu — entonces; akarot — creó; akārayat — hizo crear; yaḥ — el que; anekaḥ — muchos; ekaḥ — uno; parataḥ — por medio de Sus potencias inconcebibles; ca — y; īśvaraḥ — controlador.
Traducción: 
Mi querido señor, aunque eres uno, te has expandido dando origen a muchas formas mediante tus potencias inconcebibles. Por intermedio de Brahmā, has creado este universo. Por lo tanto, eres directamente la Suprema Personalidad de Dios. Los que no tienen suficiente experiencia no pueden entender tus actividades trascendentales, pues están cubiertos por tu energía ilusoria.
Significado: 

Dios es uno, pero Se expande en diversidad de energías: la energía material, la espiritual, la marginal, etc. A menos que gocemos de Su favor y estemos especialmente dotados de Su gracia, no podemos entender el modo en que la Suprema Personalidad de Dios, siendo uno, actúa por medio de Sus diversas energías. Las entidades vivientes con también energía de la Suprema Personalidad de Dios, Su energía marginal. Brahmā también es una de esas entidades vivientes, pero la Suprema Personalidad de Dios le ha dotado de poder especial. Aunque a Brahmā se le considera el creador del universo, en realidad el creador es, en última instancia, la Suprema Personalidad de Dios. En este verso es significativa la palabra māyayā. Māyā significa «energía». El Señor Brahmā no es la fuente de energía, sino una de las manifestaciones de la energía marginal del Señor. En otras palabras, el Señor Brahmā no es más que un instrumento. Detrás de toda acción hay un plan, aunque a veces esos planes parezcan contradictorios. La persona experta que goza del favor del Señor puede entender que todo se hace conforme al plan supremo del Señor.