SB 4.18.13

tathāpare ca sarvatra
sāram ādadate budhāḥ
tato 'nye ca yathā-kāmaṁ
duduhuḥ pṛthu-bhāvitām
Palabra por palabra: 
tathā — así; apare — otros; ca — también; sarvatra — por todas partes; sāram — la esencia; ādadate — tomaron; budhāḥ — los hombres de clase inteligente; tataḥ — a continuación; anye — otros; ca — también; yathā-kāmam — en la medida deseada; duduhuḥ — ordeñaron; pṛthu-bhāvitām — al planeta Tierra, que Pṛthu Mahārāja controlaba.
Traducción: 
Hubo otros, tan inteligentes como el rey Pṛthu, que también extrajeron la esencia del planeta Tierra. En verdad, todos aprovecharon la oportunidad para seguir los pasos del rey Pṛthu y obtener de la Tierra todo lo que deseaban.
Significado: 

Otro nombre del planeta Tierra es vasundharā. La palabra vasu significa «riqueza», y dharā significa «el que sostiene». Todas las criaturas de la Tierra satisfacen las necesidades de los seres humanos, y todas esas entidades vivientes pueden ser extraídas de ella con los medios adecuados. Tal como sugiere el planeta Tierra, todo lo que se extrae de la Tierra, ya sea de las minas, de la superficie del globo o de la atmósfera, debe ser siempre considerado propiedad de la Suprema Personalidad de Dios, y su uso debe estar destinado a Yajña, el Señor Viṣṇu. El rey Pṛthu aceptó esa sugerencia y fue el primero en seguirla. Tan pronto como se detiene el proceso de yajña, la Tierra niega todos sus productos: verduras, árboles, plantas, frutas, flores, minerales y otros productos agrícolas. Como confirma la Bhagavad-gītā, el proceso de yajña fue instituido al principio de la creación. Por la práctica regular de yajña, la distribución igualitaria de riquezas y la restricción en la complacencia de los sentidos, el mundo entero se convertirá en un lugar próspero y pacífico. Como ya se ha mencionado, en la era de Kali se debe llevar a cada pueblo y a cada aldea la sencilla práctica del saṅkīrtana-yajña, es decir, la celebración de festivales como los celebrados por la Asociación Internacional para la Conciencia de Kṛṣṇa. Los hombres inteligentes deben promover la práctica del saṅkīrtana-yajña con su ejemplo personal. Esto significa que deben seguir el proceso de austeridad, absteniéndose de la vida sexual ilícita, de comer carne, de los juegos de azar y del consumo de drogas en general. Si los hombres inteligentes, los brāhmaṇas de la sociedad, siguiesen estas reglas y regulaciones, ciertamente cambiaría el caótico aspecto que el mundo presenta en la actualidad, y la gente sería próspera y feliz.