SB 4.2.2

kas taṁ carācara-guruṁ
nirvairaṁ śānta-vigraham
ātmārāmaṁ kathaṁ dveṣṭi
jagato daivataṁ mahat
Palabra por palabra: 
kaḥ — quién (Dakṣa); tam — a él (el Señor Śiva); cara-acara — del mundo entero (tanto animado como inanimado); gurum — el maestro espiritual; nirvairam — libre de enemistad; śānta-vigraham — de personalidad pacífica; ātma-ārāmam — satisfecho en sí mismo; katham — cómo; dveṣṭi — odia; jagataḥ — del universo; daivatam — semidiós; mahat — al gran.
Traducción: 
El Señor Śiva, el maestro espiritual del mundo entero, está libre de enemistad, es una personalidad pacífica y está siempre satisfecho en sí mismo. Es el más grande de los semidioses. ¿Cómo es posible que Dakṣa pudiera ser hostil hacia una personalidad tan auspiciosa?
Significado: 

Aquí se describe al Señor Śiva como carācara-guru, «el maestro espiritual de todos los objetos animados e inanimados». A veces se le conoce con el nombre de Bhūtanātha, que significa «la deidad adorable de los más torpes». La palabra bhuta a veces se refiere a los fantasmas. El Señor Śiva se encarga de reformar a personas que son fantasmas y demonios, y por descontado, también a quienes poseen cualidades divinas; por lo tanto, es el maestro espiritual de todos, tanto de los torpes y demoníacos como de los muy eruditos vaiṣṇavas. Se afirma también: vaiṣṇavānāṁ yathā śambhuḥ: Śambhu, el Señor Śiva, es el más grande de los vaiṣṇavas. Por un lado, es el objeto adorable de los torpes demonios, y por otro, es el mejor de todos los vaiṣṇavas, el mejor de todos los devotos, y encabeza una sampradāya que recibe el nombre de Rudra-sampradāya. Una personalidad de su talla no puede ser objeto de envidia, ni siquiera si se le considera un enemigo o si a veces está iracundo. Vidura, muy sorprendido, preguntó por qué mantenía semejante actitud contra él una personalidad como Dakṣa, pues precisamente tampoco Dakṣa es una persona corriente. Daksa es un prajāpati, está encargado de engendrar población, y todas sus hijas, y Satī en especial, son muy elevadas. La palabra Satī significa «la más casta». En cuestión de castidad, Satī, esta esposa del Señor Śiva e hija de Dakṣa, es la más elevada. Ésa es la razón del asombro de Vidura. Pensaba: «Dakṣa es un hombre muy elevado, y es el padre de Satī. El Señor Śiva es el maestro espiritual de todos. ¿Cómo pudo suscitarse entre ellos tanta enemistad como para que Satī, la diosa más casta, abandonase el cuerpo a causa de su disputa?».