SB 4.20.8

ya evaṁ santam ātmānam
ātma-sthaṁ veda pūruṣaḥ
nājyate prākṛti-stho 'pi
tad-guṇaiḥ sa mayi sthitaḥ
Palabra por palabra: 
yaḥ — todo aquel que; evam — de ese modo; santam — existir; ātmānam — el alma individual y Paramātmā, la Suprema Personalidad de Dios; ātma-stham — situada en su cuerpo; veda — sabe; pūruṣaḥ — persona; na — nunca; ajyate — se ve afectada; prakṛti — en la naturaleza material; sthaḥ — situada; api — aunque; tat-guṇaiḥ — por las modalidades materiales de la naturaleza; saḥ — esa persona; mayi — en Mí; sthitaḥ — situada.
Traducción: 
Aunque permanezca en la naturaleza material, aquel que goza de ese modo del conocimiento pleno sobre el ātmā y Paramātmā, nunca se ve afectado por las modalidades de la naturaleza material, pues siempre mora en Mi servicio amoroso trascendental.
Significado: 

Cuando viene al mundo material, la Suprema Personalidad de Dios no Se ve afectado por las modalidades de la naturaleza material. De la misma manera, aquellos que están siempre en contacto con la Suprema Personalidad de Dios no se ven afectados por las cualidades materiales, aunque estén en un cuerpo material o en el mundo material. Esto se explica con gran claridad en la Bhagavad-gītā (14.26):

māṁ ca yo 'vyabhicāreṇa
bhakti-yogena sevate
sa guṇān samatītyaitān
brahma-bhūyāya kalpate

«Aquel que se ocupa constantemente en el servicio devocional del Señor pasa por encima de las cualidades materiales y alcanza la comprensión del Brahman». A este respecto, Śrī Rüpa Gosvāmī dice que, si una persona se ocupa constantemente en el servicio del Señor, con el cuerpo, las palabras y la mente, aunque esté viviendo en el mundo material, debe considerarse que está liberada.