SB 4.21.4

prajās taṁ dīpa-balibhiḥ
sambhṛtāśeṣa-maṅgalaiḥ
abhīyur mṛṣṭa-kanyāś ca
mṛṣṭa-kuṇḍala-maṇḍitāḥ
Palabra por palabra: 
prajāḥ — ciudadanos; tam — a él; dīpa-balibhiḥ — con lámparas; sambhṛta — teniendo; aśeṣa — infinidad de; maṅgalaiḥ — artículos auspiciosos; abhīyuḥ — salieron a recibir; mrṣṭa — de hermoso brillo corporal; kanyāḥ ca — y muchachas solteras; mṛṣṭa — entrechocando; kuṇḍala — con pendientes; maṇḍitāḥ — estar adornadas con.
Traducción: 
Al paso del rey por las puertas de la ciudad, los ciudadanos le recibieron con muchos artículos auspiciosos, como lámparas, flores y yogur. Salieron también a recibirle muchas jóvenes solteras; eran muy hermosas y sus cuerpos estaban adornados con alhajas; llevaban pendientes que chocaban entre sí.
Significado: 

En la civilización védica, los productos naturales que los ciudadanos ofrecían y que estaban esparcidos por toda la ciudad, como nueces de betel, plátanos, trigo nuevo, arroz, yogur y bermellón, son artículos auspiciosos idóneos para recibir a un huésped importante, como un novio, un rey o un maestro espiritual. De manera similar, también es auspicioso un recibimiento ofrecido por muchachas solteras, limpias tanto interna como externamente y engalanadas con alhajas y hermosos vestidos. Esas kumārī, las muchachas solteras que nunca han tenido contacto con ningún varón, son miembros auspiciosos de la sociedad. Incluso en la actualidad, en las familias más conservadoras de la sociedad hindú no se permite que las muchachas solteras salgan con jóvenes o se relacionen libremente con ellos. Sus padres se esmeran en protegerlas mientras están solteras; cuando se casan, son sus jóvenes esposos quienes las protegen, y de mayores cuentan con la protección de los hijos. Gracias a esa protección, las mujeres son siempre una auspiciosa fuente de energía para el hombre.