SB 4.22.23

tasya me tad-anuṣṭhānād
yān āhur brahma-vādinaḥ
lokāḥ syuḥ kāma-sandohā
yasya tuṣyati diṣṭa-dṛk
Palabra por palabra: 
tasya — sus; me — mis; tat — eso; anuṣṭhānāt — con la ejecución; yān — lo que; āhuḥ — dicho; brahma-vādinaḥ — por los expertos en conocimiento védico; lokāḥ — planetas; syuḥ — se vuelve; kāma-sandohāh — cumpliendo los objetivos deseados; yasya — cuyos; tuṣyati — se satisface; diṣṭa-dṛk — el observador de todo destino.
Traducción: 
Mahārāja Pṛthu dijo: Creo que con la ejecución de mis deberes como rey podré obtener los atractivos resultados que describen los expertos en conocimiento védico. Ciertamente, ese objetivo se obtiene al complacer a la Suprema Personalidad de Dios, que es quien observa los destinos de todos.
Significado: 

Mahārāja Pṛthu subraya especialmente la palabra brahma-vādinaḥ («por los expertos en conocimiento védico»). Brahma se refiere a los Vedas, que también se denominan śabda-brahma, es decir, «sonido trascendental». El sonido trascendental no es un lenguaje corriente, aunque parezca estar escrito en lenguaje corriente, aunque parezca estar escrito en lenguaje corriente. Las afirmaciones de las Escrituras védicas, que contienen mucha información, también informan, por supuesto, acerca del cumplimiento del deber por parte del rey. El rey responsable que cumple con el deber que le corresponde, brindando a todas las entidades vivientes de su planeta la debida protección, se eleva hasta el sistema planetario celestial. Eso también depende del placer del Señor Supremo. Esa elevación no se obtiene directamente por cumplir con los propios deberes a la perfección, sino que también depende de la satisfacción de la Suprema Personalidad de Dios. En definitiva, se debe entender que para obtener el resultado que se desea de las propias actividades, es necesario complacer al Señor Supremo. Esto se confirma también en el Capítulo Segunfo del Primer Canto del Śrīmad-Bhāgavatam.

ataḥ pumbhir dvija-śreṣṭhā
varṇāśrama-vibhāgaśaḥ
svanuṣṭhitasya dharmasya
saṁsiddhir hari-toṣaṇam

¢a realización de los deberes prescritos alcanza su perfección cuando el Señor Supremo se siente satisfecho. La palabra kāma-sandohāḥ significa «logro del resultado apetecido». Todo el mundo desea alcanzar el objetivo supremo de la vida, pero los grandes científiccos de la civilización actual piensan que no hay plan alguno tras la vida humana. Esa torpe ignorancia es muy peligrosa, y supone un gran riesgo para la civilización. La gente no conoce las leyes de la naturaleza, que son las reglas establecidas por la Suprema Personalidad de Dios. Como son completamente ateos, no tienen fe en la existencia de Dios, ni en Sus leyes: por lo tanto, ignoran cómo funciona la naturaleza. Esa torpe ignorancia de las masas, entre las que también se incluyen los supuestos científicos y filósofos, crea una situación muy peligrosa, en la que los seres humanos no saben si están progresando hacia la región más oscura de la existencia material: adānta-gobhir viṣatāṁ tamisram. Por esta razón, el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa se ha fundado con la finalidad de dar a los filósofos, los científicos y la gente en general el conocimiento correcto acerca del destino de la vida. Todo el mundo debe beneficiarse de este movimiento y aprender cuál es el verdadero objetivo de la vida.