SB 4.23.4

tatrāpy adābhya-niyamo
vaikhānasa-susammate
ārabdha ugra-tapasi
yathā sva-vijaye purā
Palabra por palabra: 
tatra — ahí; api — también; adābhya — rigurosas; niyamaḥ — austeridades; vaikhānasa — reglas y regulaciones de la vida retirada; su-sammate — perfectamente reconocidas; ārabdhaḥ — principio; ugra — rigurosa; tapasi — austeridad; yathā — tanto como; sva-vijaye — en conquistar el mundo; purā — en el pasado.
Traducción: 
Tras retirarse de la vida familiar, Mahārāja Pṛthu siguió estrictamente las regulaciones de la vida retirada y se sometió a rigurosas austeridades en el bosque. Se ocupó en esas actividades con la misma seriedad con que antes se había ocupado en la dirección del gobierno y en sus conquistas.
Significado: 

De la misma manera que en la vida familiar es necesario ser muy activo, después de retirarse de la vida familiar es necesario controlar la mente y los sentidos. Esto es posible para el que se ocupa por completo en el servicio devocional del Señor. En realidad el sistema védico, el orden social védico, no tiene otra finalidad que permitirnos que, al final, podamos regresar al hogar, de vuelta a Dios. El āśrama de gṛhastha es un tipo de concesión que combina la complacencia de los sentidos con una vida regulada. Su finalidad es hacer que, transcurrida la mitad de la vida, nos resulte fácil retirarnos y podamos ocuparnos plenamente en austeridades a fin de trascender la complacencia material de los sentidos de una vez por todas. Por lo tanto, en la etapa de vida de vānaprastha se recomienda encarecidamente práctica de tapasya, austeridades. Mahārāja Pṛthu siguió sin desviación todas las reglas de la vida de vānaprastha, que técnicamente recibe el nombre de vaikhānasa-āśrama. La palabra vaikhānasa-susammate es significativa, porque en la vida de vānaprastha también se deben seguir estrictamente los principios regulativos. En otras palabras, Mahārāja Pṛthu manifestó una personalidad ideal en todas las esferas de la vida. Mahājano yena gataḥ sa panthāḥ: Se deben seguir los pasos de las grandes personalidades. De esa manera, al seguir a una personalidad ejemplar como Mahārāja Pṛthu, podemos obtener toda perfección, tanto durante la vida activa como después de retirarnos de ella. De esa forma, después de abandonar el cuerpo, podremos liberarnos y regresar a Dios.