SB 4.24.79

gītaṁ mayedaṁ naradeva-nandanāḥ
parasya puṁsaḥ paramātmanaḥ stavam
japanta ekāgra-dhiyas tapo mahat
caradhvam ante tata āpsyathepsitam
Palabra por palabra: 
gītam — canción; mayā — por mí; idam — esta; naradeva-nandanāḥ — ¡oh, hijos del rey!; parasya — de la Suprema; puṁsaḥ — Personalidad de Dios; parama- ātmanaḥ — la Superalma de todos; stavam — oración; japantaḥ — cantar; eka- agra — atención perfecta; dhiyaḥ — inteligencia; tapaḥ — austeridades; mahat — grandes; caradhvam — practicad; ante — al final; tataḥ — a continuación; āpsyatha — obtendréis; īpsitam — el resultado deseado.
Traducción: 
Mis queridos hijos del rey, las oraciones que os he recitado van dirigidas a complacer a la Suprema Personalidad de Dios, la Superalma. Os aconsejo que recéis esas oraciones, pues producen el mismo efecto que las grandes austeridades. De esa forma, cuando alcancéis la madurez, lograréis el éxito en la vida, y ciertamente, sin la menor duda, todos los objetivos que os hayáis propuesto.
Significado: 

Si persistimos en la práctica constante del servicio devocional, con el paso del tiempo veremos satisfechos todos nuestros deseos.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Vigésimo Cuarto del Canto Cuarto del , titulado «El himno del Señor Śiva».