SB 4.25.20

yadṛcchayāgatāṁ tatra
dadarśa pramadottamām
bhṛtyair daśabhir āyāntīm
ekaika-śata-nāyakaiḥ
Palabra por palabra: 
yadṛcchayā — de pronto, sin ocupación definida; āgatām — llegó; tatra — allí; dadarśa — él vio; pramadā — una mujer; uttamām — muy hermosa; bhṛtyaiḥ — rodeada de sirvientes; daśabhiḥ — diez; āyāntīm — adelantándose; eka-eka — cada uno de ellos; śata — de cientos; nāyakaiḥ — los líderes.
Traducción: 
El rey Purañjana vagaba por aquel maravilloso jardín, cuando de pronto se encontró con una mujer muy hermosa que paseaba por allí sin ninguna ocupación definida. Con ella venían diez sirvientes, y cada uno estaba acompañado por cientos de esposas.
Significado: 

Se ha comparado el cuerpo a un hermoso jardín. En la juventud, con el despertar del impulso sexual, la inteligencia, conforme a la imaginación de cada cual, tiende a buscar al sexo opuesto. En la juventud, hombres y mujeres buscan al sexo opuesto mediante la inteligencia o la imaginación, cuando no lo hacen directamente. La inteligencia influye en la mente, y la mente controla los diez sentidos. De esos sentidos, cinco recogen conocimiento, y cinco actúan directamente. Cada sentido tiene muchos deseos por satisfacer. Ésa es la posición del cuerpo y del propietario del cuerpo, purañjana, que está en su interior.