SB 4.25.22

sunāsāṁ sudatīṁ bālāṁ
sukapolāṁ varānanām
sama-vinyasta-karṇābhyāṁ
bibhratīṁ kuṇḍala-śriyam
Palabra por palabra: 
su-nāsām — nariz muy bella; su-datīm — dientes muy bellos; bālām — la joven; su-kapolām — hermosa frente; vara-ānanām — hermoso rostro; sama — por igual; vinyasta — dispuestos; karṇābhyām — ambas orejas; bibhratīm — deslumbrantes; kuṇḍala-śriyam — con hermosos pendientes.
Traducción: 
Los dientes, la nariz y la frente de la mujer eran muy hermosos. Sus orejas también eran muy hermosas, y en ellas resplandecían unos hermosos pendientes.
Significado: 

El cuerpo de inteligencia disfruta de los objetos de complacencia sensorial que lo cubren, como el aroma, la visión y el sonido. La palabra sunāsām («nariz hermosa») hace alusión al órgano para adquirir conocimiento por medio del olfato. De manera similar, la boca es el instrumento para adquirir conocimiento mediante el gusto, pues al masticar un objeto y tocarlo con la lengua entendemos su sabor. La palabra sukapolām («frente hermosa») se refiere a un cerebro lúcido, capaz de entender las cosas tal como son. Mediante la inteligencia se puede poner orden en las cosas. Los pendientes que adornan las orejas están puestos ahí por obra de la inteligencia. Así se describen metafóricamente los modos de adquirir conocimiento.