SB 4.28.51

tatra pūrvataraḥ kaścit
sakhā brāhmaṇa ātmavān
sāntvayan valgunā sāmnā
tām āha rudatīṁ prabho
Palabra por palabra: 
tatra — en aquel lugar; pūrvataraḥ — anterior; kaścit — alguien; sakhā — amigo; brāhmaṇaḥ — un brāhmaṇa; ātmavān — un gran sabio erudito; sāntvayan — consolar; valgunā — con muy dulces; sāmnā — palabras de consuelo; tām — a ella; āha — dijo; rudatīm — mientras ella lloraba; prabho — mi querido rey.
Traducción: 
Mi querido rey, un brāhmaṇa, viejo amigo del rey Purañjana, llegó a aquel lugar, y comenzó a consolar a la reina con dulces palabras.
Significado: 

Es muy significativo que apareciera un viejo amigo en forma de brāhmaṇa. En Su aspecto de Paramātmā, Kṛṣṇa es el viejo amigo de todos. Los Vedas afirman que Kṛṣṇa está al lado de la entidad viviente. Según el śruti- mantra (dvā suparṇā sayujā sakhāyāḥ), el Señor está en el corazón de todas las entidades vivientes y es suhṛt, su mejor amigo. El Señor siempre está deseoso de que la entidad viviente regrese al hogar, de vuelta a Dios. Acompañando a la entidad viviente como testigo, el Señor le abre todas las posibilidades de disfrute material, pero siempre que tiene oportunidad, le da buenos consejos y le sugiere que abandone sus intentos de ser feliz por medio de ajustes materiales, y que en lugar de ello vuelva su rostro hacia la Suprema Personalidad de Dios y se entregue a Él. Cuando un discípulo es serio en cumplir la misión del maestro espiritual, su resolución equivale a ver a la Suprema Personalidad de Dios. Como antes se explicó, esto significa encontrar a la Suprema Personalidad de Dios en la instrucción del maestro espiritual. Eso, técnicamente, se denomina vāṇī-sevā. En su comentario sobre la Bhagavad-gītā, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura, cuando se refiere al verso vyavasāyātmikā buddhir ekeha kuru-nandana (Bg. 2.41), afirma que el discípulo debe ofrecer servicio a las palabras del maestro espiritual. El discípulo debe seguir estrictamente absolutamente todas las órdenes del maestro espiritual. El que sigue esa línea de conducta, ve a la Suprema Personalidad de Dios.

La Suprema Personalidad de Dios, Paramātmā, Se presentó ante la reina en forma de brāhmaṇa, pero ¿por qué no Se presentó en Su forma original de Śrī Kṛṣṇa? Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura subraya que sólo aquellos que son muy elevados en el amor a la Suprema Personalidad de Dios pueden verle tal y como es. Con todo, de una manera u otra, el que sigue estrictamente los principios que establece el maestro espiritual, está en contacto con la Suprema Personalidad de Dios. El Señor está en el corazón, y por lo tanto puede aconsejar al discípulo sincero desde dentro. Esto se confirma también en la Bhagavad-gītā (10.10):

teṣāṁ satata-yuktānāṁ
bhajatāṁ prīti-pūrvakam
dadāmi buddhi-yogaṁ taṁ
yena mām upayānti te

«A aquellos que están constantemente consagrados a servirme con amor, Yo les doy la comprensión con la cual pueden llegar hasta Mí».

En conclusión, cuando un discípulo es muy serio en ejecutar la misión del maestro espiritual, entra inmediatamente en contacto con la Suprema Personalidad de Dios mediante vāṇī o vapuḥ. Éste es el único secreto del éxito en lo que se refiere a ver a la Suprema Personalidad de Dios. Hay quien, al mismo tiempo que manifiesta un gran deseo de ver a la Suprema Personalidad de Dios en los arbustos de Vṛndāvana, se ocupa en actividades de complacencia de los sentidos; si en lugar de eso se atuviese estrictamente al principio de seguir las palabras del maestro espiritual, esa persona no tendría dificultad alguna en ver a la Suprema Personalidad de Dios. Por esa razón, Śrīla Bilvamaṅgala Ṭhākura ha dicho:

bhaktis tvayi sthiratarā bhagavan yadi syād
daivena naḥ phalati divya-kiśora-mūrtiḥ
muktiḥ svayaṁ mukulitāñjali sevate 'smān
dharmārtha-kāma-gatayaḥ samaya-pratīkṣāḥ

«Cuando estoy ocupado en Tu servicio devocional, mi querido Señor, me es muy fácil percibir Tu presencia en todas partes. Y en lo que se refiere a la liberación, sé que está a mi puerta, con las manos juntas, esperando servirme, y con ella aguardan todas las ventajas materiales de dharma [religiosidad], artha [crecimiento económico], y kāma [complacencia de los sentidos]» (Kṛṣṇa-karṇāmṛta 107). Para el devoto muy avanzado en servicio devocional, ver a la Suprema Personalidad de Dios no representa dificultad alguna. El que se ocupa en el servicio del maestro espiritual, no sólo ve a la Suprema Personalidad de Dios, sino que también alcanza la liberación; las ventajas materiales vienen de manera natural, como las sirvientas que siguen a una reina allí donde vaya. Para el devoto puro, la liberación no representa problema alguno, y las ventajas materiales están a su disposición en todas las etapas de su vida.