SB 4.28.65

barhiṣmann etad adhyātmaṁ
pārokṣyeṇa pradarśitam
yat parokṣa-priyo devo
bhagavān viśva-bhāvanaḥ
Palabra por palabra: 
barhiṣman — ¡oh, rey Prācīnabarhi!; etat — esta; adhyātmam — narración sobre la autorrealización; pārokṣyeṇa — indirectamente; pradarśitam — instruido; yat — porque; parokṣa-priyaḥ — interesante por medio de descripciones indirectas; devaḥ — el Señor Supremo; bhagavān — la Personalidad de Dios; viśva-bhāvanaḥ — la causa de todas las causas.
Traducción: 
Mi querido rey Prācīnabarhi, la Suprema Personalidad de Dios, la causa de todas las causas, es famoso por ser aquel a quien se conoce por medios indirectos. Por eso te he contado la historia de Purañjana. En realidad, se trata de una enseñanza que va dirigida a la autorrealización.
Significado: 

En los Purāṇas hay muchas historias semejantes a ésta, que apuntan a la autorrealización. Como se afirma en los Vedas: parokṣa-priyā iva hi devāḥ. En los Purāṇas hay muchas historias destinadas a despertar el interés del hombre corriente en los temas trascendentales; en realidad, esas historias se basan en hechos reales. No se las debe considerar historias carentes de finalidad trascendental. Algunas de ellas se refieren a hechos históricos verdaderos. Sin embargo, nuestro interés debe centrarse en el verdadero significado de la historia. Al hombre común, las instrucciones indirectas le resultan muy fáciles de entender. En realidad, el sendero del bhakti-yoga consiste en escuchar directamente los pasatiempos de la Suprema Personalidad de Dios (śravaṇaṁ kīrtanaṁ viṣṇoḥ), pero quienes no tienen interés en escuchar directamente las actividades del Señor, o no las pueden entender, pueden obtener buenos resultados si escuchan historias y fábulas como la que en estos versos ha narrado Nārada Muni.


A continuación presentamos un glosario con algunas de las palabras importantes de este capítulo.


Ādeśa-kārī. Las acciones resultantes de las actividades pecaminosas.

Agastya. La mente.

Amātya. El gobernador de los sentidos, la mente.

Arbuda-arbuda. Distintos tipos de śravaṇa y kīrtana acerca del nombre, las cualidades, la forma, etc., del Señor Supremo.

Ari. Inconvenientes, como las enfermedades.


Bhoga. Disfrute. En este contexto, la palabra se refiere al disfrute verdadero en la vida espiritual.

Bhṛtya. Los sirvientes del cuerpo, es decir, los sentidos.


Draviḍa-rāja. El servicio devocional; o la persona apta para ejecutar servicio devocional.

Dvāra. Las puertas del cuerpo, como los ojos y los oídos.


Gṛha. El hogar. Para el cultivo de la espiritualidad se precisa de un lugar libre de perturbaciones, o estar en la buena compañía de los devotos.


Idhmavāha. El devoto que acude al maestro espiritual. Idhma es la leña que se lleva para quemar en el fuego. Es deber del brahmacārī llevar ese idhma para encender el fuego que se emplea en la ejecución de sacrificios. La formación espiritual del brahmacārī le educa en la costumbre de encender un fuego y ofrecer oblaciones por la mañana. Su deber es acudir al maestro espiritual para recibir lecciones sobre temas trascendentales; el mandamiento védico estipula que al ir a ver al maestro espiritual hay que llevar leña para celebrar yajñas, sacrificios. Las palabras exactas de ese mandamiento védico son las siguientes:

tad-vijñānārthaṁ sa gurum evābhigacchet
samit-pāṇiḥ śrotriyaṁ brahma-niṣṭham

«Para aprender el tema trascendental, hay que acudir al maestro espiritual. Al hacerlo, hay que llevar leña para quemar en el sacrificio. La característica del maestro espiritual es que es experto en comprender la conclusión de los Vedas, y por esa razón se ocupa siempre en el servicio de la Suprema Personalidad de Dios» (Muṇḍaka Upaniṣad 1.2.12). Sirviendo al maestro espiritual genuino, el alma condicionada poco a poco se desapega del disfrute material y, bajo su dirección, hace firmes progresos en el sendero de la iluminación espiritual. Aquellos que se pierden bajo la influencia de la energía ilusoria no tienen el menor interés en acudir a un maestro espiritual para lograr el éxito en la vida.


Jāyā. La inteligencia.

Jīrṇa-sarpa. El aire vital cansado.


Kālakanyā
. La postración física de la vejez.

Kāma. Una fiebre alta.

Kulācala. El lugar que está libre de perturbaciones.

Kuṭumbinī. La inteligencia.


Madirekṣaṇā. Madirekṣanā se refiere a alguien que tiene unos ojos tan atractivos que hacen enloquecer al que los observa. En otras palabras, madirekṣaṇā se refiere a una muchacha joven y muy hermosa. Según Jīva Gosvāmī, madirekṣaṇā se refiere a la personificación de la deidad del bhakti. El que se ve atraído por el culto del bhakti se ocupa en el servicio del Señor y del maestro espiritual, y de esa forma alcanza el éxito en la vida. Vaidarbhī, la mujer, siguió a su esposo. Tal como ella abandonó su confortable hogar para servir a su esposo, el estudiante serio del entendimiento espiritual debe abandonarlo todo por el servicio a su maestro espiritual. Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura afirma: yasya prasādād bhagavat- prasādaḥ: Quien desee el verdadero éxito en la vida, debe seguir estrictamente las instrucciones del maestro espiritual. Quien siga esas instrucciones tiene asegurado un rápido progreso en la vida espiritual. Esa afirmación de Viśvanātha Cakravartī concuerda perfectamente con la siguiente del Śvetāśvatara Upaniṣad (6.23):

yasya deve parā bhaktir
yathā deve tathā gurau
tasyaite kathitā hy arthāḥ
prakāśante mahātmanaḥ

«Solamente a aquellas grandes almas que tienen una fe absoluta en el Señor y en el maestro espiritual se les revela el significado del conocimiento védico de modo natural». En el Chāndogya Upaniṣad se dice: ācāryavān puruṣo veda: «El que acude a un maestro espiritual genuino puede entenderlo todo acerca de la iluminación espiritual».

Malayadhvaja: Un buen devoto, que es como la madera del sándalo.


Pañcāla. Los cinco objetos de los sentidos.

Paricchada. Todos los sentidos en conjunto.

Paura-jana. Los siete elementos que constituyen el cuerpo.

Pautra. Paciencia y gravedad.

Prajvāra. Un tipo de fiebre que recibe el nombre de viṣṇu-jvāra.

Pratikriyā. Agentes neutralizadores, como los mantras y las medicinas.

Pura-pālaka. El aire vital.

Putra. La conciencia.


Sainika. La condición caracterizada por las tres miserias.

Sapta-suta. Los siete hijos, es decir, escuchar, cantar, recordar, ofrecer oraciones, servir a los pies de loto del Señor, adorar a la Deidad, y ser un sirviente del Señor.

Sauhṛdya. Esfuerzo.

Suta. El hijo de Vaidarbhī, o, en otras palabras, la persona que, de una u otra forma, ha progresado en el sendero de las actividades fruitivas y se ha puesto en contacto con un maestro espiritual devoto. Esa persona tiene interés en el tema del servicio devocional.


Vaidarbhī. La mujer que en el pasado fue hombre, pero que en la siguiente vida, debido a un apego excesivo a la mujer, nació como mujer. Darbha significa hierba kuśa. Por lo tanto, vaidarbhī se refiere a aquel que nace en una familia de mentalidad karma-kāṇḍīya. Sin embargo, en el caso de que las actividades karma- kāṇḍa le pongan en contacto por casualidad con un devoto, como le ocurrió a Vaidarbhī cuando se casó con Malayadhvaja, su vida es un éxito. Entonces sigue el sendero del servicio devocional del Señor. Cuando sigue las instrucciones del maestro espiritual genuino, el alma condicionada se libera.

Vidarbha-rājasiṁha. La mejor de las personas expertas en actividades fruitivas.

Vīrya. El que es misericordioso.


Yavana. El sirviente de Yamarāja.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Vigésimo Octavo del Canto Cuarto del , titulado «Purañjana se reencarna en mujer».