SB 4.29.21

saṁvatsaraś caṇḍavegaḥ
kālo yenopalakṣitaḥ
tasyāhānīha gandharvā
gandharvyo rātrayaḥ smṛtāḥ
haranty āyuḥ parikrāntyā
ṣaṣṭy-uttara-śata-trayam
Palabra por palabra: 
saṁvatsaraḥ — año; caṇḍa-vegaḥ — llamado Caṇḍavega; kālaḥ — el tiempo; yena — por el cual; upalakṣitaḥ — simbolizado; tasya — de la duración de la vida; ahāni — días; iha — en esta vida; gandharvāḥ — gandharvas; gandharvyaḥ — gandharvīs; rātrayaḥ — noches; smṛtāḥ — se consideran; haranti — se llevan; āyuḥ — duración de la vida; parikrāntyā — al viajar; ṣaṣṭi — sesenta; uttara — por encima de; śata — cien; trayam — tres.
Traducción: 
Antes hemos hablado de Caṇḍavega, el poderoso tiempo, a quien cubren los días y las noches, a los que hemos llamado gandharvas y gandharvīs. El paso de los días y las noches, que son 360, va reduciendo poco a poco el período de vida del cuerpo.
Significado: 

La palabra parikrāntyā significa «al viajar». La entidad viviente viaja en su cuadriga día y noche durante un año de 360 días y noches (o más). La vida se consume en los esfuerzos innecesarios que se hacen para cubrir esos 360 días y 360 noches.