SB 4.29.42-44

prajāpati-patiḥ sākṣād
bhagavān giriśo manuḥ
dakṣādayaḥ prajādhyakṣā
naiṣṭhikāḥ sanakādayaḥ
marīcir atry-aṅgirasau
pulastyaḥ pulahaḥ kratuḥ
bhṛgur vasiṣṭha ity ete
mad-antā brahma-vādinaḥ
adyāpi vācas-patayas
tapo-vidyā-samādhibhiḥ
paśyanto 'pi na paśyanti
paśyantaṁ parameśvaram
Palabra por palabra: 
prajāpati-patiḥ — Brahmā, el padre de todos los progenitores; sākṣāt — directamente; bhagavān — el muy poderoso; giriśaḥ — el Señor Śiva; manuḥ — Manu; dakṣa-ādayaḥ — encabezados por el rey Dakṣa; prajā-adhyakṣāḥ — los gobernadores de la humanidad; naiṣṭhikāḥ — los estrictos brahmacārīs; sanaka-ādayaḥ — encabezados por Sanaka; marīciḥ — Marīci; atri-aṅgirasau — Atri y Aṅgira; pulastyaḥ — Pulastya; pulahaḥ — Pulaha; kratuḥ — Kratu; bhṛguḥ — Bhṛgu; vasiṣṭhaḥ — Vasiṣṭha; iti — así; ete — todos ellos; mat-antāḥ — de los cuales soy el último; brahma-vādinaḥ — brāhmaṇas, oradores que comentan las Escrituras védicas; adya api — hasta la fecha; vācaḥ-patayaḥ — maestros de la palabra; tapaḥ — austeridades; vidyā — conocimiento; samādhibhiḥ — y por medio de la meditación; paśyantaḥ — observar; api — aunque; na paśyanti — no observamos; paśyantam — el que ve; parama-īśvaram — a la Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
El muy poderoso Señor Brahmā, padre de todos los progenitores; el Señor Śiva; Manu, Dakṣa y los demás gobernantes de la humanidad; los cuatro grandes santos brahmacārīs, encabezados por Sanaka y Sanātana; los grandes sabios Marīci, Atri, Aṅgirā, Pulastya, Pulaha, Kratu, Bhṛgu y Vasiṣṭha; y mi humilde persona [Nārada], somos todos brāhmaṇas resueltos, que podemos hablar con autoridad acerca de las Escrituras védicas. Debido a las austeridades, la meditación y la educación, somos muy poderosos. Aun así, incluso después de haber investigado acerca de la Suprema Personalidad de Dios, a quien vemos constantemente, no poseemos sobre Él un conocimiento perfecto.
Significado: 

Siguiendo la disparatada teoría de Darwin, los antropólogos dicen que hace cuarenta mil años el Homo sapiens aún no había hecho su aparición en el planeta, pues el proceso evolutivo no había alcanzado ese nivel. Sin embargo, en las historias védicas - los Purāṇas y el Mahābhārata - hay relatos protagonizados por seres humanos que se remontan muchos millones de años en el pasado. Al principio de la creación existía el Señor Brahmā, una personalidad muy inteligente, de quien emanaron los manus y los brahmacārīs encabezados por Sanaka y Sanātana, además del Señor Śiva, los grandes sabios y Nārada. Todas esas personalidades se sometieron a grandes austeridades y penitencias, y de esa forma llegaron a ser autoridades en el conocimiento védico. Los Vedas contienen el conocimiento perfecto para los seres humanos y para todas las entidades vivientes. Las grandes personalidades que se citan en el verso, además de ser poderosas, pues conocen el pasado, el presente y el futuro, son devotos. Sin embargo, con toda su educación en el campo del conocimiento, y a pesar de haberse encontrado personalmente con el Señor Viṣṇu, la Suprema Personalidad de Dios, en realidad no pueden entender la perfección de la relación entre la entidad viviente y el Señor Viṣṇu. Eso significa que todas esas personalidades siguen siendo limitadas en lo que a su conocimiento del ilimitado se refiere. La conclusión es que no se debe considerar a nadie experto en la comprensión de la Suprema Personalidad de Dios por el mero hecho de que haya avanzado en el cultivo de conocimiento. La manera de comprender a la Suprema Personalidad de Dios no es el avance en el cultivo de conocimiento, sino el servicio devocional puro, como se confirma en la Bhagavad-gītā (18.55): bhaktyā mām abhijānāti yāvān yaś cāsmi tattvataḥ: Nadie puede entender verdaderamente a la Suprema Personalidad de Dios a menos que emprenda el sendero del servicio devocional puro y trascendental. Todo el mundo tiene sus ideas imperfectas acerca del Señor. A los supuestos científicos y especuladores filosóficos, su conocimiento no les sirve para entender al Señor Supremo. Mientras no se alcance el plano del servicio devocional, el conocimiento no es perfecto. Esto se confirma en los Vedas:

athāpi te deva padāmbuja-dvaya-
prasāda-leśānugṛhīta eva hi
jānāti tattvaṁ bhagavan mahimno
na cānya eko 'pi ciraṁ vicinvan

(Bhāg. 10.14.29)

Los especuladores, los jñānīs, llevan muchísimos cientos de miles de años especulando acerca de la Suprema Personalidad de Dios, pero sin el favor de la Suprema Personalidad de Dios, nadie puede entender Sus glorias supremas. Los planetas de los grandes sabios que se mencionan en este verso están cerca de Brahmaloka, el planeta donde residen el Señor Brahmā y los cuatro grandes sabios Sanaka, Sanātana, Sanandana y Sanat-kumāra. Cada uno de esos sabios vive en una de las estrellas que rodean a la Estrella Polar, que reciben el nombre de Estrellas del Sur. La Estrella Polar, llamada Dhruvaloka, es el pivote del universo, alrededor del cual giran todos los planetas. Según las teorías occidentales, todas las estrellas son soles, pero según la información de los Vedas, en el universo sólo hay un Sol. Las supuestas estrellas son otros tantos planetas. Hay muchos millones de universos aparte de éste, y cada uno de ellos contiene también infinidad de estrellas y planetas.