SB 4.29.81

prācīnabarhī rājarṣiḥ
prajā-sargābhirakṣaṇe
ādiśya putrān agamat
tapase kapilāśramam
Palabra por palabra: 
prācīnabarhiḥ — el rey Prācīnabarhi; rāja-ṛṣiḥ — el rey santo; prajā-sarga — a los ciudadanos; abhirakṣaṇe — que protegieran; ādiśya — después de ordenar; putrān — a sus hijos; agamat — partió; tapase — para someterse a austeridades; kapila- āśramam — al lugar sagrado conocido con el nombre de Kapilāśrama.
Traducción: 
En presencia de sus ministros, el santo rey Prācīnabarhi dejó órdenes para sus hijos de que protegiesen a los ciudadanos. Entonces abandonó el hogar y partió para someterse a austeridades en un lugar sagrado que recibe el nombre de Kapilāśrama.
Significado: 

En este verso es muy importante la palabra prajā-sarga. Cuando el gran sabio Nārada indujo al santo rey Prācīnabarhi a abandonar el hogar y a emprender el servicio devocional del Señor, los hijos del rey aún no habían regresado de su período de austeridades bajo el agua. Sin embargo, no se quedó esperando su regreso, sino que simplemente les dejó algunos mensajes para que protegiesen a los ciudadanos. Según Vīrarāghava Ācārya, esa protección significa organizar a los ciudadanos conforme a las divisiones específicas de los cuatro varṇas y los cuatro āśramas. La orden real tenía la responsabilidad de velar porque los ciudadanos siguieran los principios regulativos propios de los cuatro varṇas (brāhmaṇa, kṣatriya, vaiśya, y śūdra) y los cuatro āśramas (brahmacarya, gṛhastha, vānaprastha y sannyāsa). Sin organizar este varṇāśrama-dharma, es muy difícil gobernar a los ciudadanos de un reino. Para gobernar a las masas que pueblan un país y mantenerlas avanzando perfectamente, no basta con una asamblea legislativa que dicta leyes cada año. El varṇāśrama-dharma es esencial para el buen gobierno. Una clase de hombres (los brāhmaṇas) tiene que ser inteligente y estar dotada de cualidades brahmínicas; otra clase debe formarse en la tarea administrativa (kṣatriya), otra en las ocupaciones comerciales (vaiśya), y otra en el trabajo (śūdra). La naturaleza ha dispuesto ya la existencia de esas cuatro clases de hombres, pero el gobierno tiene el deber de velar porque las cuatro clases sigan los principios de sus varṇas de un modo metódico. Eso se denomina abhirakṣaṇa, protección.

Es significativo el hecho de que, cuando Nārada, con sus instrucciones, convenció a Mahārāja Prācīnabarhi de la meta de la vida, el rey no esperó ni un momento el regreso de sus hijos, sino que se marchó inmediatamente. El regreso de sus hijos planteaba muchos problemas que resolver, pero el rey simplemente les dejó un mensaje. Sabía cuál era su deber principal. Se limitó a dejarles un mensaje, y partió con la intención de avanzar espiritualmente. Ése es el sistema vigente en la civilización védica.

Śrīdhara Svāmī nos informa de que Kapilāśrama está situado en la confluencia del Ganges y la bahía de Bengala, en un lugar llamado Gaṅgā-sāgara. Ese lugar es famoso todavía como lugar de peregrinaje, y cada año, en el día de Makara- saṅkrānti, reúne a muchos millones de personas, que se bañan en sus aguas. Debe el nombre de Kapilāśrama al hecho de que es el lugar en que el Señor Kapila ejecuta Sus austeridades y penitencias. El Señor Kapila expuso el sistema de filosofía sāṅkhya.