SB 4.31.24

te 'pi tan-mukha-niryātaṁ
yaśo loka-malāpaham
harer niśamya tat-pādaṁ
dhyāyantas tad-gatiṁ yayuḥ
Palabra por palabra: 
te — los Pracetās; api — también; tat — de Nārada; mukha — de la boca; niryātam — pronunciada; yaśaḥ — glorificación; loka — del mundo; mala — pecados; apaham — destruir; hareḥ — del Señor Hari; niśamya — habiendo escuchado; tat — del Señor; pādam — pies; dhyāyantaḥ — meditando en; tat-gatim — a Su morada; yayuḥ — fueron.
Traducción: 
Al escuchar de labios de Nārada las glorias del Señor, que ponen fin a todos los infortunios del mundo, los Pracetās también se apegaron a la Suprema Personalidad de Dios. Meditando en Sus pies de loto, avanzaron hacia el destino supremo.
Significado: 

Este verso muestra que, por escuchar las glorias del Señor de labios de un devoto iluminado, en los Pracetās surgió un intenso apego por la Suprema Personalidad de Dios. A partir de entonces, meditando en los pies de loto del Señor Supremo hasta el fin de sus vidas, avanzaron hacia el objetivo supremo, Viṣṇuloka. Con toda certeza podemos afirmar que aquel que escuche las glorias del Señor y piense en Sus pies de loto constantemente, alcanzará ese destino supremo. En la Bhagavad-gītā (18.65), Kṛṣṇa dice:

man-manā bhava mad-bhakto
mad-yājī māṁ namaskuru
mām evaiṣyasi satyaṁ te
pratijāne priyo 'si me

«Piensa siempre en Mí, sé Mi devoto, adórame y ofréceme tu homenaje. De ese modo, vendrás a Mí sin falta. Yo te prometo esto porque tú eres Mi muy querido amigo».