SB 4.31.28

imāṁ tu kauṣāraviṇopavarṇitāṁ
kṣattā niśamyājita-vāda-sat-kathām
pravṛddha-bhāvo 'śru-kalākulo muner
dadhāra mūrdhnā caraṇaṁ hṛdā hareḥ
Palabra por palabra: 
imām — todo esto; tu — entonces; kauṣāraviṇā — por Maitreya; upavarṇitām — narrado; kṣattā — Vidura; niśamya — después de escuchar; ajita-vāda — glorificación del Señor Supremo; sat-kathām — el mensaje trascendental; pravṛddha — elevado; bhāvaḥ — éxtasis; aśru — de lágrimas; kalā — con partículas; ākulaḥ — desbordado; muneḥ — del gran sabio; dadhāra — capturó; mūrdhnā — con la cabeza; caraṇam — los pies de loto; hṛdā — con el corazón; hareḥ — de la Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
Mi querido rey, de este modo, después de escuchar los mensajes trascendentales de la Suprema Personalidad de Dios y de Sus devotos de labios del gran sabio Maitreya, Vidura se sentía desbordado por el éxtasis. Con lágrimas en los ojos, inmediatamente se postró a los pies de loto de su guru, su maestro espiritual. Después, fijó a la Suprema Personalidad de Dios en lo más profundo de su corazón.
Significado: 

Éste es un signo característico de la relación con devotos. El devoto recibe las enseñanzas de un alma liberada y se ve desbordado por el éxtasis del placer trascendental. Como afirma Prahlāda Mahārāja:

naiṣāṁ matis tāvad urukramāṅghriṁ
spṛśaty anarthāpagamo yad-arthaḥ
mahīyasāṁ pāda-rajo-'bhiṣekaṁ
niṣkiñcanānāṁ na vṛṇīta yāvat

(Bhāg. 7.5.32)

No puede llegar a ser un devoto perfecto del Señor quien no haya tocado los pies de loto de un gran devoto. De aquel que no tiene nada que ver con este mundo material se dice que es niṣkiñcana. El proceso de autorrealización y el sendero que lleva de regreso al hogar, de vuelta a Dios, suponen entregarse al maestro espiritual genuino y poner sobre la cabeza el polvo de sus pies de loto. De esa forma se avanza en el sendero de la comprensión trascendental. Vidura, que tenía esa relación con Maitreya, alcanzó los resultados deseados.