SB 4.6.35

vidyā-tapo-yoga-patham
āsthitaṁ tam adhīśvaram
carantaṁ viśva-suhṛdaṁ
vātsalyāl loka-maṅgalam
Palabra por palabra: 
vidyā — conocimiento; tapaḥ — austeridad; yoga-patham — el sendero del servicio devocional; āsthitam — situado; tam — a él (el Señor Śiva); adhīśvaram — el amo de los sentidos; carantam — ejecutando (austeridad, etc); viśva-suhṛdam — el amigo del mundo entero; vātsalyāt — por su afecto sin reservas; loka-maṅgalam — auspicioso para todos.
Traducción: 
Los semidioses vieron al Señor Śiva manifestando su perfección como amo de los sentidos, del conocimiento, de las actividades fruitivas y del sendero que conduce a la perfección. Era el amigo del mundo entero, y en virtud del afecto sin reservas que sentía por todos, era muy auspicioso.
Significado: 

El Señor Śiva goza de plenitud en sabiduría y en tapasya, austeridad. A la persona que conoce las modalidades de la acción se la considera situada en el sendero del servicio devocional a la Suprema Personalidad de Dios. Sin haber alcanzado la perfección completa en el conocimiento de los medios para la ejecución de servicio devocional, no se puede servir al Señor Supremo.

Aquí se dice que el Señor Śiva es adhīśvara. Īśvara significa «controlador», y el significado concreto de adhīśvara es «controlador de los sentidos». Generalmente, nuestros sentidos contaminados son adecuados para la complacencia de los sentidos, pero cuando nos elevamos mediante la sabiduría y la austeridad, los sentidos se purifican, y se ocupan en servicio a la Suprema Personalidad de Dios. El Señor Śiva es el símbolo de esa perfección; en consecuencia, las Escrituras proclaman: vaiṣṇavānāṁ yathā śambhuḥ: El Señor Śiva es un vaiṣṇava. El Señor Śiva, con sus actividades en el mundo material, enseña a las almas condicionadas la manera de ocuparse en servicio devocional las veinticuatro horas del día. Ésa es la razón de que en este verso se le describa con las palabras loka-maṅgala: «la personificación de la buena fortuna para las almas condicionadas».