SB 4.6.43

tvam eva bhagavann etac
chiva-śaktyoḥ svarūpayoḥ
viśvaṁ sṛjasi pāsy atsi
krīḍann ūrṇa-paṭo yathā
Palabra por palabra: 
tvam — tú; eva — ciertamente; bhagavan — ¡oh, mi Señor!; etat — éste; śiva- śaktyoḥ — estando situado en tu auspiciosa energía; svarūpayoḥ — mediante tu expansión personal; viśvam — este universo; sṛjasi — creas; pāsi — mantienes; atsi — aniquilas; krīḍan — actuando; ūrṇa-paṭaḥ — telaraña; yathā — como.
Traducción: 
Mi querido señor, tú creas, mantienes y aniquilas la manifestación cósmica mediante la expansión de tu persona, exactamente como una araña crea, mantiene y retrae su tela.
Significado: 

En este verso es significativa la palabra śiva-śakti. Śiva significa «auspicioso» y śakti significa «energía». El Señor Supremo tiene energías de muchos tipos, y todas ellas son auspiciosas. Brahmā, Viṣṇu y Maheśvara reciben el nombre de guṇa-avatāras, o encarnaciones de las cualidades materiales. En el mundo material comparamos esas encarnaciones entre sí desde distintos puntos de vista, pero, como expansiones del supremamente auspicioso, todas ellas son auspiciosas, aunque a veces consideremos que una cualidad de la naturaleza es superior o inferior a otra. Se considera que tamo-guṇa, la modalidad de la ignorancia, es muy inferior a las demás, pero si aplicamos un criterio superior, también es auspiciosa. Con respecto a esto, podemos citar el ejemplo del gobierno, que tiene un ministerio de prisiones y un ministerio de educación. Desde fuera, podría parecer que el ministerio de prisiones no es auspicioso, pero desde el punto de vista del gobierno, es tan importante como el ministerio de educación; por esa razón, a la hora de asignar presupuestos, el gobierno no tiene preferencia por ninguno de los dos.