SB 4.7.41

agnir uvāca
yat-tejasāhaṁ susamiddha-tejā
havyaṁ vahe svadhvara ājya-siktam
taṁ yajñiyaṁ pañca-vidhaṁ ca pañcabhiḥ
sviṣṭaṁ yajurbhiḥ praṇato 'smi yajñam
Palabra por palabra: 
agniḥ — el dios del fuego; uvāca — dijo; yat-tejasā — por cuya refulgencia; aham — yo; su-samiddha-tejāḥ — tan luminoso como el fuego ardiente; havyam — ofrendas; vahe — estoy aceptando; su-adhvare — en el sacrificio; ājya-siktam — mezcladas con mantequilla; tam — a ese; yajñiyam — el protector del sacrificio; pañca-vidham — cinco; ca — y; pañcabhiḥ — con cinco; su-iṣṭam — adorado; yajurbhiḥ — himnos védicos; praṇataḥ — ofrezco respetuosas reverencias; asmi — yo; yajñam — a Yajña (Viṣṇu).
Traducción: 
El dios del fuego dijo: Mi querido Señor, Te ofrezco mis respetuosas reverencias, pues por Tu gracia soy tan luminoso como el fuego ardiente y acepto las oblaciones mezcladas con mantequilla que se ofrecen en sacrificio. Las cinco clases de ofrendas prescritas en el Yajur Veda son Tus diversas energías, y se Te adora con cinco clases de himnos védicos. Sacrificio significa Tu Suprema Personalidad de Dios.
Significado: 

En la Bhagavad-gītā se dice claramente que el yajña se debe ejecutar para el Señor Viṣṇu. Él tiene mil nombres populares y trascendentales, uno de los cuales es Yajña. Se dice claramente que todo debe hacerse para satisfacer a Yajña, Viṣṇu. Todas las demás acciones que se puedan realizar no son más que causas de cautiverio. Todo el mundo tiene que ejecutar yaja siguiendo los himnos védicos. Como se explica en los Upaniṣads, el fuego, el altar, la auspiciosa Luna llena, el período de cuatro meses denominado cāturmāsya, el animal para el sacrificio, y la bebida soma, son requisitos necesarios. También lo son unos determinados himnos que se mencionan en los Vedas y que están compuestos de cuatro letras. Uno de ellos es el siguiente: āśrāvayeti catur-akṣaraṁ astu śrauṣaḍ iti catur-akṣaraṁ yajeti dvābhyāṁ ye yajāmahaḥ. Esos mantras, que se cantan siguiendo las Escrituras śruti y smṛti, tienen una sola finalidad: complacer al Señor Viṣṇu. Para la liberación de los que están condicionados por la materia y apegados al disfrute material, se recomienda la ejecución de yajña y las reglas y regulaciones de las cuatro divisiones sociales y de la vida espiritual. En el Viṣṇu Purāṇa se dice que, ofreciendo sacrificio a Viṣṇu, gradualmente podemos liberarnos. Por lo tanto, la vida no tiene otro objetivo que complacer al Señor Viṣṇu. Eso es yajña. Toda persona consciente de Kṛṣṇa dedica su vida a satisfacer a Kṛṣṇa, el origen de todas las formas de Viṣṇu; ofreciendo adoración y prasāda todos los días, se convierte en el mejor de los ejecutores de yajña. En el Śrīmad-Bhāgavatam se afirma claramente que, en esta era de Kali, el único yajña o sacrificio que se puede ejecutar con éxito es yajñaiḥ saṅkīrtana-prāyaiḥ: El canto de Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa, Hare Hare/Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare, es el mejor sacrificio de todos. Tal como otros yajñas se ofrecen ante la forma del Señor Viṣṇu, este yajña se ofrece ante la forma del Señor Caitanya. Estas indicaciones se encuentran en el Canto Once del Śrīmad-Bhāgavatam. Por otra parte, esta ejecución de yajña confirma que el Señor Caitanya Mahāprabhu es Viṣṇu mismo, quien ha aparecido en esta era para aceptar nuestro saṅkīrtana- yajña, de la misma forma que, hace muchísimo tiempo, el Señor Viṣṇu apareció en el yajña de Dakṣa.