SB 4.7.53

yathā pumān na svāṅgeṣu
śiraḥ-pāṇy-ādiṣu kvacit
pārakya-buddhiṁ kurute
evaṁ bhūteṣu mat-paraḥ
Palabra por palabra: 
yathā — como; pumān — una persona; na — no; sva-aṅgeṣu — en su propio cuerpo; śiraḥ-pāṇi-ādiṣu — entre la cabeza y las manos y demás partes del cuerpo; kvacit — a veces; pārakya-buddhim — diferencia; kurute — hace; evam — de este modo; bhūteṣu — entre las entidades vivientes; mat-paraḥ — Mi devoto.
Traducción: 
Una persona de mediana inteligencia no piensa que la cabeza y el resto del cuerpo sean partes separadas entre sí. De la misma manera, Mi devoto no hace diferencia entre Viṣṇu, que es la Personalidad de Dios omnipresente, y cualquier otra cosa o entidad viviente.
Significado: 

Cuando una parte del cuerpo se enferma, el cuerpo entero cuida de la parte que sufre. Análogamente, el devoto manifiesta su unidad siendo compasivo con todas las almas condicionadas. La Bhagavad-gītā (5.18), dice: paṇḍitāḥ sama-darśinaḥ: La visión de los sabios con respecto a la vida condicionada es ecuánime hacia todos. Los devotos son compasivos con todas las almas condicionadas; por esa razón, se dice que son apārakya-buddhi. Los devotos son eruditos y saben que toda entidad viviente es parte integral del Señor Supremo; en consecuencia, predican a todos el proceso de conciencia de Kṛṣṇa, para que todos puedan ser felices. Si una parte del cuerpo se enferma, toda la atención del cuerpo se centra en esa parte. De la misma manera, los devotos se preocupan de cualquier persona que haya olvidado a Kṛṣṇa y esté, por consiguiente, en un nivel de conciencia material. La visión ecuánime del devoto consiste en trabajar para que todas las entidades vivientes vayan de regreso al hogar, de vuelta a Dios.