SB 5.1.17

bhayaṁ pramattasya vaneṣv api syād
yataḥ sa āste saha-ṣaṭ-sapatnaḥ
jitendriyasyātma-rater budhasya
gṛhāśramaḥ kiṁ nu karoty avadyam
Palabra por palabra: 
bhayam — temor; pramattasya — del que está confundido; vaneṣu — en bosques; api — incluso; syāt — debe haber; yataḥ — pues; saḥ — él (el que no tiene dominio de sí mismo); āste — existe; saha — con; ṣaṭ-sapatnaḥ — seis coesposas; jita- indriyasya — para el que ya ha conquistado los sentidos; ātma-rateḥ — satisfecho en el ser; budhasya — para ese hombre erudito; gṛha-āśramaḥ — vida de casado; kim — qué; nu — en verdad; karoti — puede hacer; avadyam — daño.
Traducción: 
Aquel que no tiene dominio de sí mismo siempre sentirá temor del cautiverio material, incluso si viaja de bosque en bosque, pues está conviviendo con seis esposas, que son la mente y los sentidos de adquisición de conocimiento. Sin embargo, a la persona satisfecha en el ser, al erudito que ha conquistado sus sentidos, ni siquiera la vida de casado le puede causar ningún daño.
Significado: 

Śrīla Narottama dāsa Ṭhākura dice en una canción: gṛhe vā vanete thāke, `hā gaurāṅga 'bale ḍāke: Aquel que se ocupa en el servicio devocional del Señor Caitanya es una persona liberada, tanto si vive en su casa como si vive en el bosque. Eso se repite también en este verso. Cuando alguien no tiene control sobre sus sentidos, de nada sirve que se retire al bosque para hacer el papel de yogī. Como le acompañan su mente y sus sentidos, sobre los cuales no tiene ningún control, no puede conseguir nada, aunque abandone la vida familiar y se vaya a vivir al bosque. En el pasado, muchos comerciantes del interior de la India solían viajar a Bengala. Ello dio origen al siguiente dicho familiar: «Si vas a Bengala, tu fortuna irá contigo». Por consiguiente, nuestra principal preocupación debe ser el control de los sentidos; la única manera de controlar los sentidos, sin embargo, es ocuparlos en el servicio devocional del Señor; así pues, nuestro deber más importante es ocupar los sentidos en servicio devocional. Hṛṣīkeṇa hṛṣīkeśa- sevanaṁ bhaktir ucyate: Bhakti significa ocupar los sentidos purificados en el servicio del Señor.

En este verso, el Señor Brahmā indica que ocupar los sentidos en el servicio del Señor es mejor y más seguro que retirarse al bosque con los sentidos fuera de control. Cuando una persona con dominio de sí misma actúa de ese modo, ni siquiera la vida de casado puede afectarle; no puede arrastrarle hacia el cautiverio material. Śrīla Rūpa Gosvāmī ha definido esa posición:

īhā yasya harer dāsye
karmaṇā manasā girā
nikhilāsv apy avasthāsu
jīvan-muktaḥ sa ucyate

«Cuando alguien ocupa todas sus actividades, su mente y sus palabras en el servicio devocional del Señor, debe considerársele liberado, sean cuales sean las circunstancias en que se encuentre». Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura tenía grandes responsabilidades oficiales y familiares, pero, aun así, el servicio que prestó a la propagación de la causa del Señor Caitanya Mahāprabhu es excepcional. Śrīla Prabodhānanda Sarasvatī Ṭhākura dice: durdāntendriya-kāla-sarpa-paṭalī protkhāta-daṁṣṭrāyate: Los órganos de los sentidos son, sin duda alguna, nuestros peores enemigos, y se los compara con serpientes venenosas. Sin embargo, si a una serpiente venenosa le arrancamos los colmillos, ya no hay por qué temerle. Del mismo modo, cuando los sentidos se ocupan en el servicio del Señor, ya no hay por qué temer sus actividades. Los devotos del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa realizan sus actividades en el mundo material, pero como tienen los sentidos completamente ocupados en el servicio del Señor, siempre están aparte del mundo material. Viven siempre en una posición trascendental.