SB 5.10.25

na vikriyā viśva-suhṛt-sakhasya
sāmyena vītābhimates tavāpi
mahad-vimānāt sva-kṛtād dhi mādṛṅ
naṅkṣyaty adūrād api śūlapāṇiḥ
Palabra por palabra: 
na — no; vikriyā — transformación material; viśva-suhṛt — de la Suprema Personalidad de Dios, que es el amigo de todos; sakhasya — de ti, el amigo; sāmyena — debido a tu equilibrio mental; vīta-abhimateḥ — que has abandonado por completo el concepto corporal de la vida; tava — tu; api — en verdad; mahat- vimānāt — de insultar a un gran devoto; sva-kṛtāt — de mi propia actividad; hi — ciertamente; mādṛk — una persona como yo; naṅkṣyati — será aniquilada; adūrāt — muy pronto; api — ciertamente; śūla-pāṇiḥ — aunque sea tan poderoso como el Señor Śiva (Śūlapāṇi).
Traducción: 
¡Oh, mi señor!, tú eres amigo de la Suprema Personalidad de Dios, que es el amigo de todas las entidades vivientes. Por lo tanto, eres ecuánime con todos y estás libre del concepto corporal. Yo he cometido una ofensa al insultarte, pero a pesar de todo se que a ti no te afectan mis insultos. Tú estás fijo en tu determinación, pero yo he cometido una ofensa. Debido a ello, aunque puede que sea tan fuerte como el Señor Śiva, voy a ser aniquilado inmediatamente por haber cometido una ofensa contra los pies de loto de un vaiṣṇava.
Significado: 

Mahārāja Rahūgaṇa era muy inteligente, y era consciente de que los efectos de un insulto contra un vaiṣṇava no son nada auspiciosos. Por esa razón, estaba muy ansioso de que Jaḍa Bharata le perdonara. Siguiendo los pasos de Mahārāja Rahūgaṇa, todo el mundo debe ser muy prudente y evitar incurrir en ofensas contra los pies de loto de los vaiṣṇavas. En el Caitanya- bhāgavata (Madhya 13), Śrīla Vṛndāvana dāsa Ṭhākura dice:

śūlapāṇi-sama yadi bhakta-nindā kare
bhāgavata pramāṇa - - tathāpi śighra mare

hena vaiṣṇavere ninde sarvajña ha-I
sa janera adhaḥ-pāta sarva-śāstre ka-i

«Quien trate de insultar a un vaiṣṇava caerá de su posición espiritual, aunque sea tan fuerte como el Señor Śiva, el que lleva un tridente en la mano. Ése es el veredicto de todas las Escrituras védicas». La misma idea se repite en otro pasaje del Caitanya-bhāgavata (Madhya 22):

vaiṣṇavera nindā karibeka yāra gaṇa
tāra rakṣā sāmarthya nāhika kona jana

śūlapāṇi-sama yadi vaiṣṇavere ninde
tathāpiha nāśa yāya - - kahe śāstra-vṛnde

ihā nā māniyā ye sujana nindā kare
janme janme se pāpiṣṭha daiva-doṣe mare

«Aquel que blasfema contra un vaiṣṇava no puede ser protegido por nadie; aunque sea tan fuerte como el Señor Śiva, tiene asegurada la destrucción. Ése es el veredicto de todos los śāstras. Quien no tiene en cuenta el veredicto de los śāstras y se atreve a blasfemar contra un vaiṣṇava sufre debido a ello vida tras vida».

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Décimo del Canto Quinto del , titulado «Encuentro entre Jaḍa Bharata y Mahārāja Rahūgaṇa».