SB 5.10.7

atha punaḥ sva-śibikāyāṁ viṣama-gatāyāṁ prakupita uvāca rahūgaṇaḥ kim idam are tvaṁ jīvan-mṛto māṁ kadarthī-kṛtya bhartṛ-śāsanam aticarasi pramattasya ca te karomi cikitsāṁ daṇḍa-pāṇir iva janatāyā yathā prakṛtiṁ svāṁ bhajiṣyasa iti.
Palabra por palabra: 
atha — después de esto; punaḥ — de nuevo; sva-śibikāyām — en su propio palanquín; viṣama-gatāyām — llevado a trompicones debido al inadecuado paso de Jaḍa Bharata; prakupitaḥ — llenándose de ira; uvāca — dijo; rahūgaṇaḥ — el rey Rahūgaṇa; kim idam — ¿qué tontería es ésta?; are — ¡oh, necio!; tvam — tú; jīvat — viviendo; mṛtaḥ — muerto; mām — a mí; kat-arthī-kṛtya — faltar al respeto; bhartṛ-śāsanam — castigo del amo; aticarasi — te estás sobrepasando; pramattasya — que estás prácticamente loco; ca — también; te — tuyo; karomi — voy a hacer; cikitsām — tratamiento adecuado; daṇḍa-pāṇiḥ iva — como Yamarāja; janatāyāḥ — de la gente; yathā — de modo que; prakṛtim — posición natural; svām — tu propia; bhajiṣyase — asumirás; iti — así.
Traducción: 
Después de esto, el rey vio que las sacudidas del palanquín continuaban. Entonces se irritó mucho y dijo: ¡Tú, bribón!, ¿qué estás haciendo? ¿Estás muerto a pesar de tener vida en el cuerpo? ¿Acaso no sabes que soy tu amo? Me estás faltando al respeto y no estás cumpliendo mi orden. Por desobedecerme, te voy a castigar tan severamente como lo hace Yamarāja, el superintendente de la muerte, cuando castiga a los pecadores. Te voy a aplicar el tratamiento adecuado para que vuelvas a tus cabales y actúes como es debido.