SB 5.11.1

brāhmaṇa uvāca
akovidaḥ kovida-vāda-vādān
vadasy atho nāti-vidāṁ variṣṭhaḥ
na sūrayo hi vyavahāram enaṁ
tattvāvamarśena sahāmananti
Palabra por palabra: 
brāhmaṇaḥ uvāca — el brāhmaṇa dijo; akovidaḥ — sin tener experiencia; kovida- vāda-vādān — palabras empleadas por personas de experiencia; vadasi — estás hablando; atho — por lo tanto; na — no; ati-vidām — de los que son muy expertos; variṣṭhaḥ — lo más importante; na — no; sūrayaḥ — esas personas inteligentes; hi — en verdad; vyavahāram — comportamiento social y mundano; enam — eso; tattva — de la verdad; avamarśena — lúcido juicio de la inteligencia; saha — con; āmananti — hablan.
Traducción: 
El brāhmaṇa Jaḍa Bharata dijo: Mi querido rey, aunque eres completamente inexperto, tratas de hablar como una persona de gran experiencia. Por lo tanto, está claro que no lo eres. Una persona experimentada no habla de los placeres y sufrimientos materiales, ni de la relación entre amo y sirviente, del modo en que tú lo has hecho. Todo eso son simples actividades externas. Un hombre avanzado y con experiencia, conociendo la Verdad Absoluta, no habla de ese modo.
Significado: 

Kṛṣṇa reprendió a Arjuna de manera parecida. Aśocyān anvaśocas tvaṁ prajñā-vādāṁś ca bhāṣase: «Mientras hablas con palabras doctas, te lamentas por lo que no es digno de lamentación» (Bg. 2.11). Del mismo modo, el 99'9 por ciento de las personas hablan como si fuesen consejeros experimentados, pero la realidad es que carecen de conocimiento espiritual, y por lo tanto son como niños inexpertos diciendo tonterías. De modo que no se puede dar ninguna importancia a sus palabras. Debemos aprender de Kṛṣṇa o de Su devoto. Si hablamos apoyándonos en esa experiencia, es decir, en el conocimiento experimental, nuestras palabras tienen valor. En la actualidad, el mundo entero está lleno de gente necia, a quienes en la Bhagavad-gītā se califica de mūḍhas. Tratan de gobernar a la sociedad humana, pero, como carecen de conocimiento espiritual, el mundo se encuentra en una situación caótica. Para liberarnos de esas miserables circunstancias, tenemos que volvernos conscientes de Kṛṣṇa y recibir las enseñanzas de una personalidad excelsa como Jaḍa Bharata, el Señor Kṛṣṇa o Kapiladeva. Ésa es la única manera de resolver los problemas de la vida material.