SB 5.12.12

rahūgaṇaitat tapasā na yāti
na cejyayā nirvapaṇād gṛhād vā
na cchandasā naiva jalāgni-sūryair
vinā mahat-pāda-rajo-'bhiṣekam
Palabra por palabra: 
rahūgaṇa — ¡oh, rey Rahūgaṇa!; etat — este conocimiento; tapasā — con severas austeridades y penitencias; na yāti — no es revelado; na — no; ca — también; ijyayā — con una espléndida adoración de la Deidad; nirvapaṇāt — o de poner fin a todos los deberes materiales y entrar en la orden de sannyāsa; gṛhāt — de la vida de casado ideal; — o; na — ni; chandasā — por observar celibato o estudiar las Escrituras védicas; na eva — ni; jala-agni-sūryaiḥ — por severas austeridades, como permanecer bajo el agua, en un fuego ardiente o bajo un Sol abrasador; vinā — sin; mahat — de los grandes devotos; pāda-rajaḥ — el polvo de los pies de loto; abhiṣekam — ungir todo el cuerpo.
Traducción: 
Mi querido rey Rahūgaṇa, sólo quien tenga la oportunidad de ungir todo su cuerpo con el polvo de los pies de loto de grandes devotos podrá comprender la Verdad Absoluta. La Verdad Absoluta no se puede comprender con la simple práctica de celibato [brahmacarya], ni por seguir estrictamente las reglas y regulaciones de la vida de casado, abandonar el hogar como vānaprastha, entrar en la orden de sannyāsa o someterse a severas austeridades, como mantenerse bajo el agua durante el invierno o rodearse de fuego bajo el Sol abrasador del verano. Hay muchos otros procesos para comprender la Verdad Absoluta, pero la Verdad Absoluta sólo se revela a quien ha obtenido la misericordia de un gran devoto.
Significado: 

El devoto puro puede otorgar el verdadero conocimiento de la bienaventuranza trascendental a todo el mundo. Vedeṣu durlabham adurlabham ātma-bhaktau. Para obtener la perfección de la vida espiritual no basta con seguir las directrices de los Vedas. Hay que acudir a un devoto puro: anyābhilāśitā- śūnyaṁ jñāna-karmādy-anāvṛtam. Por la gracia de ese devoto, podemos entender a Kṛṣṇa, la Verdad Absoluta, y la relación que nos une a Él. Los materialistas a veces piensan que para comprender la Verdad Absoluta basta con permanecer en el hogar realizando actividades piadosas. Eso se niega en este verso. Y, para entender la Verdad Absoluta, tampoco basta con seguir las reglas y regulaciones de brahmacārya (celibato). Hay que servir al devoto puro. Indefectiblemente, eso nos ayudará a comprender la Verdad Absoluta.