SB 5.12.9

evaṁ niruktaṁ kṣiti-śabda-vṛttam
asan nidhānāt paramāṇavo ye
avidyayā manasā kalpitās te
yeṣāṁ samūhena kṛto viśeṣaḥ
Palabra por palabra: 
evam — así; niruktam — falsamente descrita; kṣiti-śabda — de la palabra «tierra»; vṛttam — la existencia; asat — no real; nidhānāt — de la disolución; parama- aṇavaḥ — partículas atómicas; ye — todo lo cual; avidyayā — debido a falta de inteligencia; manasā — en la mente; kalpitāḥ — imaginaron; te — ellos; yeṣām — de lo cual; samūhena — por el agregado; kṛtaḥ — hechos; viśeṣaḥ — las particularidades.
Traducción: 
Podría decirse que las diversidades surgen del propio planeta Tierra. Pero el universo, aunque temporalmente parezca ser la verdad, en última instancia no tiene existencia real. En su origen, la creación de la Tierra se debió a una combinación de partículas atómicas; pero esas partículas no son permanentes. En realidad, el átomo no es la causa del universo, aunque algunos filósofos así lo crean. No es cierto que las diversidades que hallamos en el mundo material sean simplemente el resultado de la yuxtaposición o combinación de átomos.
Significado: 

Los seguidores de la teoría atómica creen que los protones y electrones de los átomos, al combinarse, generan toda la existencia material. Sin embargo, los científicos no aciertan a descubrir la causa de la existencia del átomo en sí. En esas circunstancias, no podemos aceptar que el átomo sea la causa del universo. Esas teorías proceden de personas con poca inteligencia. La verdadera inteligencia enseña que la causa real de la manifestación cósmica es el Señor Supremo. Janmādy asya yataḥ: Él es la causa original de toda la creación. Como se afirma en la Bhagavad-gītā (10.8): ahaṁ sarvasya prabhavo mattaḥ sarvaṁ pravartate. Kṛṣṇa es la causa original. Sarva-kāraṇa-kāraṇam: Él es la causa de todas las causas. Kṛṣṇa es la causa de los átomos, de la energía material.

bhūmir āpo 'nalo vāyuḥ
khaṁ mano buddhir eva ca
ahaṅkāra itīyaṁ me
bhinnā prakṛtir aṣṭadhā

(Bg. 7.4)

La causa suprema es la Suprema Personalidad de Dios, y sólo los ignorantes tratan de hallar otras causas planteando diversas teorías.