SB 5.14.25

kvacic ca śīta-vātādy-anekādhidaivika-bhautikātmīyānāṁ daśānāṁ pratinivāraṇe 'kalpo duranta-cintayā viṣaṇṇa āste.
Palabra por palabra: 
kvacit — a veces; ca — también; śīta-vāta-ādi — como el frío y el viento fuerte; aneka — diversas; adhidaivika — creadas por los semidioses; bhautika — adhibhautika, creadas por otros seres vivos; ātmīyānām — adhyātmika, creadas por el cuerpo y la mente; daśānām — de condiciones de sufrimiento; pratinivāraṇe — en la neutralización; akalpaḥ — incapaz; duranta — muy severas; cintayā — por ansiedades; viṣaṇṇaḥ — triste; āste — permanece.
Traducción: 
Incapaz de protegerse de las tres miserias de la existencia material, el alma condicionada se entristece mucho y lleva una vida de lamentación. Esas tres miserias son las calamidades que la mente experimenta ante los sufrimientos que vienen de los semidioses [como el viento helado y el calor abrasador], de otras entidades vivientes, y de nuestra propia mente y cuerpo.
Significado: 

El materialista supuestamente feliz tiene que soportar continuamente las tres miserias de la vida, que reciben los nombres de adhidaivika, adhyātmika y adhibhautika. En realidad, no es posible hacerles frente. Pueden asaltarnos las tres a la vez, o estar una ausente mientras las otras nos atacan. De ese modo, la entidad viviente está llena de ansiedad, temiendo el sufrimiento que le pueda venir de un lado o de otro. El alma condicionada se ve forzosamente perturbada como mínimo por una de las tres. No tiene escapatoria.