SB 5.16.17

teṣāṁ viśīryamāṇānām ati-madhura-surabhi-sugandhi-bahulāruṇa-rasodenāruṇodā nāma nadī mandara-giri-śikharān nipatantī pūrveṇelāvṛtam upaplāvayati.
Palabra por palabra: 
teṣām — de todos los mangos; viśīryamāṇānām — rotos por caer desde lo alto; ati-madhura — muy dulce; surabhi — fragante; sugandhi — perfumado con otros aromas; bahula — grandes cantidades; aruṇa-rasa-udena — por jugo rojizo; aruṇodā — Aruṇodā; nāma — llamado; nadī — el río; mandara-giri-śikharāt — desde las cumbres de la montaña Mandara; nipatantī — cayendo; pūrveṇa — en el lado oriental; ilāvṛtam — por Ilāvṛta-varṣa; upaplāvayati — discurre.
Traducción: 
Esas frutas, al caer de esa gran altura, se rompen y sueltan un jugo dulce y aromático que, a medida que se empapa de otros aromas, va aumentando su fragancia. Ese jugo forma cataratas que caen de la montaña y se convierten en el río Aruṇodā, que discurre plácidamente por el lado oriental de Ilāvṛta.