SB 5.18.30

oṁ namo bhagavate akūpārāya sarva-sattva-guṇa-viśeṣaṇāyānu-palakṣita-sthānāya namo varṣmaṇe namo bhūmne namo namo 'vasthānāya namas te.
Palabra por palabra: 
om — ¡oh, mi Señor!; namaḥ — reverencias respetuosas; bhagavate — a Ti, la Suprema Personalidad de Dios; akūpārāya — en la forma de una tortuga; sarva- sattva-guṇa-viśeṣaṇāya — cuya forma está hecha de śuddha-sattva, bondad trascendental; anupalakṣita-sthānāya — a Ti, que ocupas una posición que no se puede determinar; namaḥ — respetuosas reverencias; varṣmaṇe — a Ti, que, aunque eres el más antiguo, estás libre de la influencia del tiempo; namaḥ — respetuosas reverencias; bhūmne — a la gran personalidad que puede ir a todas partes; namaḥ namaḥ — reverencias repetidas; avasthānāya — el refugio de todo; namaḥ — reverencias respetuosas; te — a Ti.
Traducción: 
¡Oh, mi Señor!, yo Te ofrezco respetuosas reverencias a Ti, que has adoptado la forma de una tortuga. Tú eres el receptáculo de todas las cualidades trascendentales; Tú estás libre por completo del contacto con la materia y, por lo tanto, perfectamente establecido en el plano de la bondad pura. Tú Te desplazas por el agua de un lugar a otro, pero nadie puede determinar Tu posición. Te ofrezco por ello respetuosas reverencias. Debido a Tu naturaleza trascendental, no estás limitado por el pasado, el presente y el futuro. Estás en todas partes y eres el refugio de todo lo que existe; por todo ello, yo Te ofrezco respetuosas reverencias una y otra vez.
Significado: 

En la Brahma-saṁhitā se dice: goloka eva nivasaty akhilātma- bhūtaḥ: El Señor siempre permanece en Goloka, el planeta más elevado del mundo espiritual. Al mismo tiempo, el Señor está en todas partes. Esa paradoja sólo puede darse en la Suprema Personalidad de Dios, que goza de plenitud en todas las opulencias. El carácter omnipresente del Señor se confirma en la Bhagavad-gītā (18.61), donde Kṛṣṇa afirma: īśvaraḥ sarva-bhūtānāṁ hṛd-deśe 'rjuna tiṣṭhati: «El Señor Supremo está en el corazón de todos, ¡oh, Arjuna!». En otro pasaje de la Bhagavad-gītā (15.15), el Señor dice: sarvasya cāhaṁ hṛdi sanniviṣṭo mattaḥ smṛtir jñānam apohanaṁ ca: «Yo estoy situado en el corazón de todos, y de Mí vienen el recuerdo, el conocimiento y el olvido». Por lo tanto, aunque el Señor está en todas partes, no se Le puede ver con ojos materiales. En palabras de Aryamā, el Señor es anupalakṣita-sthāna, nadie puede determinar Su posición exacta. Ésa es la grandeza de la Suprema Personalidad de Dios.