SB 5.18.31

yad-rūpam etan nija-māyayārpitam
artha-svarūpaṁ bahu-rūpa-rūpitam
saṅkhyā na yasyāsty ayathopalambhanāt
tasmai namas te 'vyapadeśa-rūpiṇe
Palabra por palabra: 
yat — de quien; rūpam — la forma; etat — esta; nija-māyayā arpitam — manifestada por medio de Tu potencia personal; artha-svarūpam — toda esta manifestación cósmica visible; bahu-rūpa-rūpitam — que se manifiesta en diversidad de formas; saṅkhyā — la medida; na — no; yasya — de la cual; asti — hay; ayathā — falsamente; upalambhanāt — de percibir; tasmai — a Él (el Señor Supremo); namaḥ — respetuosas reverencias; te — a Ti; avyapadeśa — que no se puede determinar mediante la especulación mental; rūpiṇe — cuya forma real.
Traducción: 
Mi querido Señor, esta manifestación cósmica visible es una demostración de Tu propia energía creativa. La incontable diversidad de formas que existen en ella no es más que una manifestación de Tu energía externa. Por lo tanto, este virāṭa- rūpa [el cuerpo universal] no es Tu verdadera forma. Sólo un devoto situado en un estado de conciencia trascendental puede percibir Tu verdadera forma. Te ofrezco, por todo ello, respetuosas reverencias.
Significado: 

Los filósofos māyāvādīs creen que la forma universal del Señor es real, y que Su forma personal es ilusoria. Un sencillo ejemplo nos permitirá comprender su error. El fuego está compuesto de tres elementos: el calor y la luz, que son su energía, y el tercero es el fuego en sí. Todo el mundo puede entender que el fuego original es la realidad y que el calor y la luz son simplemente su energía. Esas energías del fuego, - el calor y la luz - , no tienen forma; en ese sentido, puede decirse que son irreales. Sólo el fuego tiene forma, y, por lo tanto, es la verdadera forma del calor y la luz. Como afirma Kṛṣṇa en la Bhagavad-gītā (9.4): mayā tatam idaṁ sarvaṁ jagad avyakta-mūrtinā: «Yo, en Mi forma no manifestada, estoy presente en todo el universo». Vemos entonces que el aspecto impersonal del Señor es como la expansión del calor y la luz de un fuego. En la Bhagavad-gītā, el Señor continúa diciendo: mat-sthāni sarva-bhūtāni na cāhaṁ teṣv avasthitaḥ: Toda la creación material reposa en la energía de Kṛṣṇa, ya bien sea material, espiritual o marginal, pero como Su forma está ausente de la expansión de Su energía, Él no está presente en persona. Esa expansión inconcebible de la energía del Señor Supremo se denomina acintya-śakti. Por lo tanto, nadie puede comprender la verdadera forma del Señor sin ser devoto Suyo.