SB 5.18.39

pramathya daityaṁ prativāraṇaṁ mṛdhe
yo māṁ rasāyā jagad-ādi-sūkaraḥ
kṛtvāgra-daṁṣṭre niragād udanvataḥ
krīḍann ivebhaḥ praṇatāsmi taṁ vibhum iti
Palabra por palabra: 
pramathya — después de matar; daityam — al demonio; prativāraṇam — al formidable adversario; mṛdhe — en la lucha; yaḥ — Aquel que; mām — a mí (la Tierra); rasāyāḥ — caída en el fondo del universo; jagat — en el mundo material; ādi-sūkaraḥ — la forma del jabalí original; kṛtvā — sosteniendo; agra-daṁṣṭre — en la punta del colmillo; niragāt — salí del agua; udanvataḥ — del océano Garbhodaka; krīḍan — jugando; iva — como; ibhaḥ — elefante; praṇatā asmi — me postro; tam — a Él; vibhum — el Señor Supremo; iti — así.
Traducción: 
Mi Señor, en Tu forma de jabalí, el jabalí original del universo, luchaste contra el gran demonio Hiraṇyakṣa y lo mataste. Después, con la punta de Tu colmillo, me sacaste [a la Tierra] del océano Garbhodaka, del mismo modo que un elefante, jugando, recoge del agua una flor de loto. Ante Ti me postro.
Significado: 

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Decimoctavo del Canto Quinto del , titulado «Los habitantes de Jambūdvīpa ofrecen oraciones al Señor».