SB 6.1.11

śrī-bādarāyaṇir uvāca
karmaṇā karma-nirhāro
na hy ātyantika iṣyate
avidvad-adhikāritvāt
prāyaścittaṁ vimarśanam
Palabra por palabra: 
śrī-bādarāyaṇiḥ uvāca — Śukadeva Gosvāmī, el hijo de Vyāsadeva, contestó; karmaṇā — con actividades fruitivas; karma-nirhāraḥ — neutralización de actividades fruitivas; na — no; hi — en verdad; ātyantikaḥ — final; iṣyate — resulta posible; avidvat-adhikāritvāt — de carecer de conocimiento; prāyaścittam — verdadera expiación; vimarśanam — conocimiento completo del Vedānta.
Traducción: 
Śukadeva Gosvāmī, el hijo de Vedavyāsa, contestó: Mi querido rey, los actos destinados a neutralizar las acciones impías también son fruitivos, de modo que no van a liberarnos de la tendencia a la actividad fruitiva. Las personas que se someten a las reglas y regulaciones de la expiación no son nada inteligentes. En verdad, se hallan bajo la influencia de la ignorancia. Para quien no esté libre de la modalidad de la ignorancia, los intentos de neutralizar una acción con otra acción son inútiles, pues eso no arrancará la raíz de sus deseos. Así, aunque superficialmente parezca piadosa, esa persona manifestará, sin lugar a dudas, la tendencia a las actividades impías. Por lo tanto, la verdadera expiación es la iluminación en el conocimiento perfecto, el Vedānta, que nos permite entender la Verdad Absoluta Suprema.
Significado: 

El guru, Śukadeva Gosvāmī, ha puesto a prueba a Parīkṣit Mahārāja, y parece ser que el rey ha superado una fase del examen, al rechazar el proceso de expiación teniendo en cuenta las actividades fruitivas en él implícitas. Śukadeva Gosvāmī propone ahora el nivel del conocimiento especulativo. Pasando de karma-kāṇḍa a jñāna-kāṇḍa, sugiere: prāyaścittaṁ vimarśanam: «La verdadera expiación es el conocimiento completo». Vimarśana se refiere al cultivo de conocimiento especulativo. En la Bhagavad-gītā, los karmīs, que carecen de conocimiento, son comparados a asnos. Dice Kṛṣṇa en la Bhagavad-gītā (7.15):

na māṁ duṣkṛtino mūḍhāḥ
prapadyante narādhamāḥ
māyayāpahṛta-jñānā
āsuraṁ bhāvam āśritāḥ

«Esos malvados sumamente necios, que son lo más bajo de la humanidad, a quienes la ilusión les ha robado el conocimiento, y que participan de la naturaleza atea de los demonios, no se entregan a Mí». Los karmīs que se ocupan en actos pecaminosos y no conocen el verdadero objetivo de la vida reciben el calificativo de mūḍhas, asnos. La palabra vimarśana, sin embargo, se explica también en la Bhagavad-gītā (15.15), donde Kṛṣṇa dice: vedaiś ca sarvair aham eva vedyaḥ: El objetivo del estudio de los Vedas es comprender a la Suprema Personalidad de Dios. Quien estudia el Vedanta pero no comprende al Señor Supremo, y se limita a un cierto progreso en el conocimiento especulativo, sigue siendo el mismo mūḍha. Como se afirma en la Bhagavad-gītā (7.19), verdadero conocimiento es el que obtiene quien comprende a Kṛṣṇa y se entrega a Él (bahūnāṁ janmanām ante jñānavān māṁ prapadyate). Por lo tanto, para alcanzar la sabiduría y liberarnos de la contaminación material, debemos tratar de entender a Kṛṣṇa, pues de ese modo nos liberaremos, inmediatamente, de todas las actividades piadosas e impías, y de sus correspondientes reacciones.