SB 6.1.53

na hi kaścit kṣaṇam api
jātu tiṣṭhaty akarma-kṛt
kāryate hy avaśaḥ karma
guṇaiḥ svābhāvikair balāt
Palabra por palabra: 
na — no; hi — en verdad; kaścit — nadie; kṣaṇam api — ni por un momento; jātu — en ningún momento; tiṣṭhati — permanece; akarma-kṛt — sin hacer nada; kāryate — se ve obligado a realizar; hi — en verdad; avaśaḥ — de modo natural; karma — actividades fruitivas; guṇaiḥ — por las tres modalidades de la naturaleza material; svābhāvikaiḥ — que son producto de sus propias tendencias en vidas anteriores; balāt — por la fuerza.
Traducción: 
Ni una sola de las entidades vivientes puede permanecer inactiva, ni siquiera por un instante. Tienen que actuar conforme a su tendencia natural y en función de las tres modalidades de la naturaleza material, pues esa tendencia natural las fuerza a actuar de determinada manera.
Significado: 

La tendencia natural, svābhāvika, es el factor más importante de la acción. La tendencia natural es servir, pues la entidad viviente es sirviente eterno de Dios. La entidad viviente desea servir, pero debido a que ha olvidado su relación con el Señor Supremo, sirve bajo las modalidades de la naturaleza material e inventa distintas modalidades de servicio, como el socialismo, el humanitarismo y el altruismo. Sin embargo, es necesario que nos iluminemos con los principios de la Bhagavad-gītā y, aceptando la instrucción de la Suprema Personalidad de Dios, abandonemos todas las tendencias naturales de servicio material que se presentan bajo diversos nombres y emprendamos el servicio del Señor. La tendencia natural de la persona es la acción consciente de Kṛṣṇa, pues la verdadera naturaleza de la entidad viviente es espiritual. El ser humano, siendo esencialmente espíritu, tiene la obligación de entender que debe regirse por la tendencia espiritual, sin dejarse arrastrar por las tendencias materiales. En relación con esto, Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura dice en una canción:

(miche) māyāra vaśe,yāccha bhese',
khāccha hābuḍubu, bhāi

«Mis queridos hermanos, estáis siendo arrastrados por las olas de la energía material, y sufrís en muchas condiciones miserables. A veces os ahogáis bajo las olas de la naturaleza material, y a veces sois sacudidos como un náufrago que nada en el océano». Bhaktivinoda Ṭhākura nos confirma que esa tendencia a ser azotados por las olas de māyā se puede transformar en la tendencia natural original, que es espiritual, cuando la entidad viviente llega a entender que su posición eterna es ser kṛṣṇa-dāsa, un sirviente de Dios, de Kṛṣṇa.

(jīva) kṛṣṇa-dāsa,ei viśvāsa,
karle ta' āra duḥkha nāi

Si, en lugar de servir a māyā bajo distintas denominaciones, volvemos nuestra actitud de servicio hacia el Señor Supremo, estaremos a salvo, y no tendremos más dificultades. Y si, mediante la comprensión del conocimiento perfecto que el propio Kṛṣṇa nos da en las Escrituras védicas, volvemos a establecernos en nuestra tendencia natural original en la forma humana de vida, alcanzaremos el éxito en la vida.